Río Negro (EP) 5 Dic. – La Justicia investiga si en Allen hubo delito ambiental. Tomaron muestras del curso de agua aledaño al pozo de YPF.

La Justicia rionegrina está investigando los incidentes en el pozo EFO-355 de Allen, en el que ya hubo dos fugas de gas con fluidos base agua. La locación está ubicada cerca de la Estación Fernández Oro.

Se trata de “una investigación preliminar para descartar cualquier tipo de delito ambiental. Es así que ya se está tramitando el legajo”, explicó el fiscal Andrés Nelli.

El Ministerio Público Fiscal informó que ante versiones sobre un nuevo derrame en el pozo de extracción de gas, “nos constituimos en el lugar de los hechos, pudiéndose observar que los líquidos derramados el día domingo habían sido extraídos prácticamente en su totalidad del campamento en cuestión”.

“Allí el gerente de inspecciones de YPF nos informó que había existido una fuga mínima de gas y que estaban reparándolo en la boca del pozo. Es así que constatamos que en ese punto estaban trabajando varios operarios”, detallaron.

“Se realizó un muestreo del curso de agua aledaño al establecimiento, sin resultados negativos”, finalizó el comunicado.

El domingo, la tarea consistió en llevar a cabo una inspección conjunta con los referentes provinciales de Medio Ambiente, el Departamento Provincial de Aguas. Estuvieron presentes además el presidente del Consorcio de Riego Carlos Zanardi; Andrés Gilio, gerente de inspecciones, entre otras autoridades de la empresa YPF y representantes del municipio local.

En cuanto a esta segunda fuga, desde la petrolera señalaron que el pozo está contenido y hasta el cierre de esta edición no estaba “escupiendo fluidos”.

“Esta nueva fuga fue mucho menor en comparación con la que hubo el sábado, pero es un indicador de que todavía el pozo no está plenamente hermético”, expresaron.

Los técnicos ayer seguían trabajando para garantizar la hermeticidad del pozo. En el transcurso de la tarde de ayer estaba previsto que se realice una maniobra para sellarlo completamente.

El sábado pasado el medio día se registró la primera fuga de gas con fluidos de perforación. Cerca de las 13, sonó la alarma que anticipa la implementación del protocolo que tiene la empresa para controlar este tipo de contingencias.

El Gobierno de Río Negro, a través de sus técnicos ambientales, afirmó que no fueron afectadas chacras vecinas ni cursos de agua, tras el derrame que ocurrió ayer en un pozo petrolero en Allen. La empresa YPF se expresó en el mismo sentido.

Comunicado oficial del Ministerio Público Fiscal.

“Conforme lo informado por directivos de YPF se realizó muestreo del curso de agua aledaño al establecimiento, sin resultados negativos”.

Gentileza Diario Río Negro