Neuquén (EP) 10 de Sept. – Sanear los ríos les saldrá muy caro a los municipios.

Los municipios no están en condiciones de absorber financieramente los proyectos sanitarios para no contaminar los ríos. En Centenario, donde el año pasado se hizo una audiencia pública y hay funcionarios imputados en causas federales, el intendente Esteban Cimolai sostuvo que “sin ayuda del gobierno provincial es imposible mantener el sistema sanitario”, en el que ya invirtió más de $200 millones en dos años y medio.

La aclaración viene porque la semana pasada el gobernador Omar Gutiérrez reglamentó la Ley de Alerta Hídrica, que se sancionó luego de que se destapara la olla de la contaminación del río Limay y varios grupos se movilizaran para revertir esa situación.

El decreto es el número 1326/18 y reglamenta una ley sancionada en junio del año pasado. En el texto, el mandatario provincial enfatizó que los municipios son “especialmente responsables” de controlar los vertidos a los ríos porque “son los dueños de los servicios que se prestan en sus localidades, tanto de agua como de cloacas”.

Varios bajo la lupa

No sólo Centenario está en la mira en cuanto a la contaminación. También lo estuvieron Neuquén capital y la planta cloacal de Plottier. Hasta ahora, la comuna centenariense es la única que presentó un proyecto técnico, aunque con un alto costo financiero. Pero de esa planta cloacal depende el curso de agua que va hasta Neuquén capital, a la zona de los clubes y balnearios.

“Poner toda la responsabilidad en atender la contaminación de los ríos en los municipios es un poco complejo, porque no tienen presupuesto y mucho menos para poner en condiciones el sistema como son las cloacas y una planta de tratamiento”, expresó Cimolai.

Sostuvo que desde hace dos años y medio la comuna local invirtió más de $200 millones, desglosado en sueldos de personal específico, capacitaciones, materiales, recambio de cañerías y mantenimiento de los sistemas de rebombeo. Pero aclaró que con eso no alcanza, ya que para mejorar el sistema se necesita una inversión integral.

“Como primera medida nos propusimos que un municipio no puede arrojar líquidos al río sin tratar, y cuando asumimos trabajamos en cortar ese proceso. Aun así, tuvimos que responder en una causa judicial”, agregó el jefe comunal.

Los proyectos para no contaminar están en el Enohsa, y en este contexto de crisis será difícil que se aprueben. Así, la situación ambiental podría agravarse.

Gentileza La Mañana de Neuquén