San Juan (EP) 11 Dic. – Un proyecto de San Juan ganó un premio nacional para continuar con la investigación y puesta en marcha del uso de plantas para la limpieza del medio ambiente en zonas mineras. El equipo detrabajo está integrado por investigadores del INTA y de la UNSJ.

Las Adesmias serían las plantas ideales para secuestrar elementos contaminantes, según se desarrolla en el proyecto ganador de la novena edición del Fondo para la Conservación Ambiental. Las plantas de la imagen son cultivadas para el estudio en cuestión.

La contaminación ambiental que provocan las diversas actividades humanas en el planeta es cada vez más preocupante, por lo que muchas empresas destinan recursos para que los investigadores de distintos puntos del país puedan avanzar en la búsqueda de recursos para mitigar sus efectos. En este contexto el Banco Galicia junto con Fundación Williams distinguieron a las cinco iniciativas que resultaron ganadoras de la novena edición del Fondo para la Conservación Ambiental (FOCA) cuya temática fue “Gestión de Residuos para Prevenir y Mitigar la Contaminación”.

Carlos Parera, investigador del Centro Regional Mendoza-San Juan del INTA, fue uno de los ganadores con su propuesta “Evaluación de la capacidad fitorremediadora de tres especies del género Adesmia”, que se llevará adelante en los departamentos de Iglesia, Jáchal y Calingasta. Una excelente novedad que tendrá a San Juan como protagonista.

Cada uno de los proyectos ganadores, seleccionados por un jurado de expertos en la temática, recibirá un estímulo de investigación por 150.000 pesos.

Es bien sabido por todos, que la actividad minera en Argentina se incrementó hace más de 15 años con la explotación de minerales metalíferos y que más allá de lo que deben hacer las empresas para reducir los efectos contaminantes, siempre quedan residuos que afectan el bienestar del planeta. Precisamente esta propuesta apunta a aplicar la denominada “fitorremediación”,es decir el uso de plantas y sus microbios asociados para la limpieza del ambiente. Esta crea una capa vegetativa sobre las colas y escombreras reduciendola dispersión por viento de los elementos contaminantes, mientras que las raíces evitarían la erosión hídrica e inmovilizarían los metales por absorcióny acumulación. Carlos Parera, ingeniero Agrónomo, egresado de la Universidad Nacional de Cuyo, Master of Science de la Universidad de Florida y autor del proyecto dio detalles sobre esta iniciativa.

– ¿Cómo se inició este proyecto y quiénes integran el equipo de trabajo?

El proyecto se inició por una inquietud compartida entre el grupo de Fisiología Vegetal del INTA San Juan y el grupo que lidera la doctora Gabriela Feresin del Programa Investigación y Desarrollo de Productos Naturales bioactivos, en el Instituto de Biotecnología de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de San Juan. El proyecto lo presentamos a una convocatoria patrocinada por la Fundación Williams y Banco Galicia, denominada FOCA -Fondopara la Conservación ambiental-, orientada a financiar proyectos deinvestigación, gestión o manejo de residuos mediante nuevas tecnologías y soluciones aplicables y ambientalmente amigables. Nuestro proyecto fue seleccionado y es una muy buena oportunidad para el grupo de trabajo, ya que permitirá financiar parte de las actividades previstas.

En el proyecto no sólo participan investigadores de ambos grupos mencionados sino también becarios de Conicet que realizan su doctorado, y aspiramos a que se sumen alumnos de la Carrera de Agronomía de la Unidad Integrada INTA-UNSJ, que deben hacer su trabajo final de tesis de grado.

Gentileza Diario de Cuyo