Buenos Aires (EP) 11 de Sept. – El Vicepresidente 2º del Instituto de la Energía, Gerardo Rabinovich, compartió sus expectativas en las políticas que el reemplazante de Juan José Aranguren está llevando a cabo en materia de precios de las naftas.

Rabinovich, quien fuera Director General de Control de Gestión del ex Ministerio de Energía y Minería, lamentó lo que denominó “el desmadre” que dejó el ex titular de Shell al momento de renunciar a su cargo en la cartera y recalcó que “hay fórmulas para poner racionalidad al tema”.

En ese sentido hizo foco en la posibilidad de fijar un método de adecuación de precios en función del tipo de cambio y del crudo para que no haya variaciones permanentes, en virtud de las reales posibilidades de la actual economía del país.

El especialista recordó que existen trabajos que se han hecho para que se pueda establecer un método trimestral o semestral de actualización que no provoque cimbronazos en las Estaciones de Servicio. “Así como el gobierno mostró una muy buena respuesta en el precio mayorista del gas, lo puede repetir en los combustibles líquidos”, señaló.

No obstante, consideró que resulta fundamental la actitud que tome la petrolera YPF, en su carácter de empresa rectora del mercado. “Debemos establecer un método de regular el mercado altamente concentrado en la Argentina, para trasladar los precios, pero sin hacer que semana a semana están cambiando, porque no hay actividad económica que pueda soportarlo”, sostuvo.

Finalmente destacó la buena voluntad de Javier Iguacel para salir “de la trampa de un sendero de precios arbitrarios y extremadamente elevados y así como lo ha conseguido con el gas. Estimo que con el combustible pueda llegar a hacer lo mismo”.

Gentileza Surtidores