Buenos Aires (EP) 12 de Mar. – El difícil momento que transita la petrolera provoca que deba resignar un atractivo mercado de 75 millones de litros por mes. Desde la empresa aseguran que están haciendo todo lo posible para recuperar el abastecimiento pero reconocen que hay muchas trabas.

Por la inactividad de la planta, los estacioneros comenzaron a proveerse de distintos distribuidores que ofrecen productos de todo tipo de marcas

Desde la semana anterior Oil ya no cuenta con stock de combustibles para abastecer a su red de Estaciones de Servicio. Con la refinería parada por no disponer de capital para comprar crudo para procesar ni productos refinados para distribuir, la situación se complica día a día y la solución parece cada vez más lejana.

Este crítico escenario provoca que la petrolera resigne un mercado de 2.5 millones de litros diarios a manos de sus competidores. Incluso se especula que de prolongarse el mal momento que atraviesa, perdería su principal capital que son los contratos de exclusividad de suministro que mantiene con los expendedores.

“Es el riesgo, pero estamos haciendo todo para conseguir combustibles”, aseguraron a Surtidores desde la empresa. “Pero encorsetados por los Jueces y la AFIP no es fácil moverse”, reconocieron.

En este contexto, los estacioneros comenzaron a proveerse de distintos distribuidores que ofrecen productos de todo tipo de marcas. Respaldados por las normativas legales vigentes, denunciaron el conflicto ante el Ministerio de Energía y comenzaron a ser habilitados para aprovisionarse sin recibir sanciones por ello.

Para peor, muchos empresarios manifestaron que disponen de saldo a favor en la cuenta de la compañía y que no pueden utilizarlo. “Tengo una Oil y me quedaron casi 400 mil pesos en la cuenta, no me envían combustible obvio por qué no tienen y mi consulta es que tengo qué hacer para desvincularme”, preguntó a través de un mensaje enviado a la redacción de Surtidores uno de los afectados.

El mal momento que atraviesa la compañía incluso ya provocó el alejamiento de sus principales responsables operativos, entre ellos su Gerente General. De ahí que sus directivos reclamaron al Gobierno Nacional “dejar de lado la prescindencia adoptada para analizar la situación del Grupo Ceibo y la situación de sus 4.000 trabajadores”.

Idéntico reclamo efectuó el intendente de San Lorenzo, localidad donde se encuentra situada la refinería, Leonardo Raimundo, al Jefe de Gabinete Marcos Peña, a quien le reclamó la intervención de las autoridades en el conflicto que atraviesa Oil Combustibles al tiempo que advirtió sobre posibles riesgos ambientales ante la detención de la producción.

Al respecto, el funcionario reconoció que los Ministerios de Trabajo de la Nación y el de Energía “vienen monitoreando el tema”, aunque evitó dar precisiones sobre la continuidad de la petrolera.

Gentileza Surtidores