Buenos Aires (EP) 11 de Jul. – La venta de combustibles líquidos al público a través de estaciones de servicio tuvo en mayo su primera disminución interanual desde marzo de 2017, al descender 0,7%, originada por la caída de 9,8% en las ventas de gasoil grado 2 (común). Así se desprende de los informes sectoriales de distintas cámaras empresarias en base a los datos provistos por el Ministerio de Energía.

La Federación de Expendedores de Combustibles y Afines del Centro de la República (Fecac), con un informe elaborado por Economic Trends, encontró que pese a que “el incremento en el precio promedio del gasoil en Argentina estuvo 11,3 puntos porcentuales por encima de la inflación, mientras que el aumento en el precio promedio de la nafta premium en Argentina estuvo 14,1 puntos porcentuales por encima de la inflación, la facturación total de las estaciones de servicio de Argentina por la venta al público de combustibles líquidos (gasoil y naftas) y GNC durante mayo de 2018 fue de $ 24.030,8 millones (sin impuestos), un 22,2% por encima del monto facturado en mayo de 2017, pero por debajo del 26,3% de inflación registrada en el país durante el periodo”.

Por eso, el Sistema Estadístico del Expendio de Combustibles estimó que a precios constantes de enero de 2017, la facturación de las estaciones de servicio bajó 3,2%, desde los $ 18.034,8 millones en mayo de ese año a los $ 17.464 millones en el quinto mes de 2018.

A su vez, Economic Trends calculó que “el atraso estimado de los precios de los combustibles en Argentina es de 27,8% en el caso del gasoil común; 28,7% en gasoil premium; 23,4% en nafta súper; y 25,4% en nafta premium”.

Otra de las entidades del sector, la Cámara de Empresarios de Combustibles de Córdoba (Cecc), expresó su “preocupación por el desabastecimiento de las estaciones de servicio blancas”.

“En las últimas semanas se han agravado las dificultades de abastecimiento de las estaciones de servicio blancas, al igual que las de otros consumidores de combustibles mayoristas. Esto es porque las refinerías les han limitado las entregas a los distribuidores y estos no pueden cumplir con la demanda de sus clientes.

Por su parte, las refinerías aducen (quizás con razón), que la disparada del dólar y el creciente precio del petróleo no les permiten a los valores actuales de naftas y gasoils producir al 100%”, dijeron. Así, le pidieron al Ministerio de Energía “verificar que las refinadoras estén produciendo el volumen histórico de combustible”.

Gentileza Ministerio de Energía de la Nación