Santa Cruz (EP) 10 de Jul. – En la Patagonia las facturas aún conservan un 73% de subsidios.

Los cambios en el ministerio de Energía y las declaraciones del presidente Mauricio Macri reavivaron el debate por el peso de las tarifas en los bolsillos de los usuarios.

Según el mandatario aún resta recomponer “un tercio” las tarifas de la energía en el país. La estimación no estuvo exenta de novedades porque aseguró que “ahora vamos por menos gradualismo”. Los servicios como el gas y la electricidad aumentaron entre 1.000 y 1.400 por ciento en el país desde fines de 2015.

Pero ¿cuánto tiempo falta para que finalizar lo que el gobierno denominó como “sinceramiento” de tarifas? El plan del ahora exministro Juan José Aranguren tenía un doble objetivo ya que por un lado buscaba recomponer tarifas para que las empresas inviertan y, por otro, inició una quita de subsidios en las facturas para que alivianar ese ítem dentro del gasto fiscal.

La quita de subsidios al gas fue alcanzada en todo el país a excepción de la Patagonia donde el programa se trazó en seis y no en tres años como en el resto. El uso intensivo, por las bajas temperaturas de la región, obligó a extender el plan en el tiempo.

Actualmente, con el último incremento del abril, las boletas de gas en la Patagonia aún tienen subsidiado el 73% del valor real del servicio. En el resto del país queda una porción mucho menor. Pero además de la quita de los subsidios el gas continuará actualizándose semestralmente atado al movimiento de la inflación.

La quita de subsidios en la Patagonia finalizará en 2021, pero hay sectores que plantean suspenderla por el impacto que tendrá para los usuarios de esta zona. Para aliviar el peso que ya tienen las facturas de gas, el gobierno avanza en implementar un financiamiento de las boletas de invierno.

En el caso de la electricidad los ajustes sobre el valor real de la energía todavía no fueron alcanzados. Esta boleta también cuenta con aportes aún con aportes del Estado.

Se esperaba que con la llegada de Javier Iguacel al ministerio de Energía se flexibilizaran los tramos que aún restan recomponer en las tarifas, sin embargo las declaraciones del presidente parecen marcar otro rumbo. Además la presencia del FMI auditando los gastos del Estado no hacen suponer un congelamiento en la quita de subsidios.

A esto debe sumarse la suba contenida para los combustibles en el país. La disparada del dólar y sostenimiento del precio internacional del petróleo acumulan un 25%, según cálculos del sector, de aumento en los surtidores. Por ahora ese salto está contenido por un acuerdo con Aranguren, pero las petroleras esperan poder renegociarlo.

Gentileza El Diario de Madryn