La Pampa (EP) 09 de Agosto. –  Un informe oficial revela la discriminación por motivos políticos.

La provincia de La Pampa fue la jurisdicción que mostró el menor crecimiento interanual en materia de transferencias con destino a la construcción de obras. Alcanzó un crecimiento de solo el 18% al pasar de 689 millones en los primeros seis meses de 2016 contra 813 de enero a junio de este año.

Según el último “Informe de Ejecución Presupuestaria” de la Administración Pública Nacional que elabora la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP), y que condensa los datos del primer semestre del año, La Pampa fue una de las provincias más perjudicadas en el reparto de la obra pública.

A diferencia de las transferencias que las jurisdicciones subnacionales perciben en concepto de coparticipación, que están protegidas por la automaticidad en el reparto de los recursos, es decir que llegan a las provincias independientemente del color del partido político que la gobierne, la distribución de la obra pública responde a motivos estrictamente discrecionales que tienen que ver con el disciplinamiento político.

Se trata de partidas autorizadas por el Congreso en la Ley de Presupuesto y que están a cargo de las carteras ministeriales que ejecutan obra pública, que básicamente son Interior, Educación y Transporte. Sin embargo, su reparto entre las provincias depende de consideraciones subjetivas inherentes a la construcción política del partido que conduce la administración nacional.

En los primeros seis meses del presente año las transferencias de capital de la Nación a las provincias argentinas y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que tienen como destino la concreción de obras alcanzaron los 66.369 millones de pesos.

Pero la provincia de La Pampa quedó en el puesto N° 22 con 814 millones de pesos, seguida por la provincia de San Luis con 672 millones de pesos y finalmente Santa Cruz con 589 millones de pesos.

La tentación.

Aunque los discursos refieran a la necesidad de mejorar la calidad de la democracia a través del respeto de los valores republicanos, principalmente el federalismo en lo que tiene que ver con el reparto de los fondos, lo cierto es que nadie resiste la tentación de hacer política con la billetera del Estado.

Si se comparara la evolución que tuvieron las transferencias de capital para inversión real directa en las provincias entre los primeros seis meses de este año e igual período del año anterior, la conclusión que se desprende de manera instantánea es que la política metió la cola.

Consciente de que el gobierno nacional se juega su destino en la elección intermedia de la provincia de Buenos Aires, es que han decidido apostarlo allí todo en materia de gestión.

En efecto, estos giros crecieron un 66% en relación al primer semestre del 2016, aunque si se circunscribe el análisis a lo que ha sucedido en la provincia de Buenos Aires, cuya administración es del PRO, las transferencias de capital aumentaron un 100% al pasar de 6.295 millones de pesos a 12.581 en los primeros seis meses de este año.

Se trata de la jurisdicción no solo con mayor inversión pública, algo que es entendible dado que es la provincia más poblada del país, sino que es donde más creció en términos interanuales dicha inversión.

A su vez, aparece bien arriba la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, también conducida por el PRO, con un crecimiento interanual del 85%, ya que la inversión pública pasó de los 3.273 millones de pesos en el primer semestre de 2016 a 6.060 millones en igual período de este año.

La provincia de La Pampa en cambio, fue la jurisdicción que mostró el menor crecimiento interanual en materia de transferencias con destino a la construcción de obras, ya que alcanzó un crecimiento de solo el 18% al pasar de 689 millones en los primeros seis meses de 2016 contra 813 de enero a junio de este año.

Relación conflictiva.

El vínculo entre la Nación y la provincia de La Pampa no ha sido fácil a poco de cumplirse los primeros veinte meses de la gestión presidencial que conduce Mauricio Macri. Las tensiones ocasionadas tanto en el último verano con los incendios como ahora con las inundaciones, sumado a las derivaciones que ha tenido la férrea defensa de los ríos por parte de la provincia, explican en parte el perjuicio que hoy padecen los pampeanos en el reparto de la obra pública nacional.

Las argumentaciones que ensaya Nación aluden a que La Pampa se encuentra beneficiada con el segundo tramo del acueducto Río Colorado, la tercera etapa de la Obra de Contención de Inundaciones en el norte pampeano conocida como obra de los daneses, la autopista Anguil-Santa Rosa, y 5.000 millones de pesos de inversión en obras viales. No obstante, dichos anuncios se encuentran en zona de promesas.

Diario La Arena