Neuquén (EP) 17 de Feb. – Pese a que cayó de forma marcada la perforación en 2016, aumentó la producción de gas y petróleo de la formación no convencional. Las extracciones de gas fueron un 15% más productivas y las de petróleo triplicaron su performance según un estudio privado.

La foto de Vaca Muerta después de un 2016 complicado muestra una fuerte retracción de la actividad general. Sin embargo, debajo del crítico panorama, empiezan a aparecer algunos “brotes verdes” que llevan a pensar que el panorama puede cambiar en el mediano plazo.

Según un estudio de la consultora Hub Energía, una fusión de la ex Freyre & Asociados y Código Energético (del consultor Luciano Codeseira), la productividad de los pozos de gas y petróleo subió de forma notable el año pasado.

Para el caso del gas, acaso el más relevante de cara al futuro energético del país, las perforaciones produjeron un 15% más respecto a las de 2015. Para hacer este cálculo, se tomó la producción acumulada promedio de un año, un lapso de tiempo considerable para instalaciones cuyos números pueden llegar a variar de forma determinante de un mes a otro.

De a poco, los números argentinos empiezan a parecerse a los de Marcellus, la referencia gasífera de Estados Unidos.

En el caso del crudo, la suba es aún más espectacular: la producción de shale oil por perforación se triplicó entre 2015 y 2016. Hay algo más meritorio en este caso. Aunque la cantidad de pozos perforados con objetivo a hidrocarburos líquidos cayó a la mitad, la producción aumentó casi un 40%. Música para los oídos de quienes piden más productividad a Vaca Muerta.

La explicación de estas variaciones está en las mejoras técnicas aplicadas a los pozos. YPF, por lejos el mayor productos de shale y tight gas, consiguió estandarizar sus perforaciones horizontales y manejar mejor los volúmenes de hidrocarburos en los primeros meses de vida.

Las operadoras privadas también consiguieron muy buenos pozos, sobre todo en petróleo, a partir de la aplicación de diversas técnicas, como más cantidad de fracturas y recorridos horizontales más largos. (…)

Fuente Diario Río Negro