Buenos Aires (EPatagonicas) 12 de Abril. – El ritmo de destrucción de tierras forestales se redujo en más de un 60 por ciento desde la sanción en 2007 de la Ley 26.331 de Protección de Bosques Nativos, de acuerdo a los datos del informe presentado por la Secretaría de Ambiente de la Nación.
Las provincias del centro y norte del país, señaladas como las más afectadas por el avance de la frontera agropecuaria sobre los bosques nativos, sufrieron la pérdida de 720 mil hectáreas de tierras forestales sólo en el período 2006-2007 previo a la sanción de la ley.
De 2007 a 2013 se perdieron un promedio anual de 300 mil hectáreas de tierras forestales, mientras que en el período 2013-2014 esa cifra se redujo a 188 mil.
Esa Ley le otorgó un plazo de un año a cada provincia para realizar el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos (OTBN) existentes en su territorio.
La suma de esos estudios da cuenta de la existencia de cerca de 53 millones de hectáreas de tierras forestales entre el centro y el norte del país, conformadas por las regiones ambientales del Parque Chaqueño, las Yungas, la Selva Paranaense y el Espinal. El control y monitoreo de esas tierras comienza con el procesamiento de imágenes satelitales a través de las que se detectan cambios como la deforestación, ya que el reemplazo de bosques por tierras agropecuarias es claramente identificable con esa tecnología.