Buenos Aires (EP), 10 de agosto 2021. «El déficit hídrico puede adelantar la temporada de incendios en la cordillera».

Lo planteó el brigadista e instructor internacional Felipe Ivandic. Destacó el trabajo que hacen en la central del Splif de El Bolsón vinculado con la prevención. El verano pasado se quemaron miles de hectáreas.

El falta de lluvias y de nevadas que se registra este invierno en la región cordillerana encendió las alarmas. “Estamos con un déficit hídrico muy importante y eso puede adelantar la temporada de incendios”, evaluó Felipe Ivandic, que tiene 44 años de experiencia como brigadista y es instructor internacional en combate de incendios forestales.

“Como la amplia mayoría de los incendios ocurren por causas humanas, entonces hay que trabajar con los humanos”, propuso.

Valoró el trabajo que por estos días lleva adelante el Splif en El Bolsón justamente vinculado con la prevención. “Más que tener miedo hay que tener mucho cuidado”, sostuvo. Aseguró que este verano es fundamental “manejar el fuego como lo indican las autoridades”.

Recordó que en la región cordillerana existe el riesgo de los incendios interfase porque tenemos casas dentro del bosque. Pero manifestó que mientras se cumplan las pautas para mantener limpios los terrenos, sin residuos forestales secos, con la poda y el raleo hecho se reduce la posibilidad.

Advirtió que si la situación no cambia en las próximas semanas, “hay que pensar que podemos volver a tener fuegos grandes” como los que estremecieron a la población de El Bolsón y de las localidades de la Comarca Andina Paralelo 42 el verano último.

Dijo que la preparación y la asignación de recursos para los servicios que luchan contra los incendios “es un tema que tendría que estar siempre, no solo cuando existe un estado de alarma”.

“Si esto sigue así (sin lluvias y nevadas) vamos a tener en el verano bosques y arroyos secos”, lamentó. Por eso, insistió que ahora es necesario trabajar en la planificación para el verano. “Acá en El Bolsón lo está haciendo la gente de la central del Splif y del Municipio”, destacó Ivandic.

“El problema más grave que podemos llegar a tener es si los incendios son intencionales, porque el tipo que prende lo hace en el mejor lugar tratando de perjudicar lo más posible”, señaló.

Opinó que el 99 por ciento de los incendios “son causados por una actividad humana o por una mano humana”. “El descuido es una conducta humana”, recordó.

Dijo que lleva 42 años en la región y hace 40 que vive en El Bolsón y “no recuerdo un déficit hídrico tan grande”.

Manifestó que el problema no solo pasa por el riesgo de incendios, también causará trastornos con la generación de energía y en el consumo humano de agua potable.

Recordó que en 1978 hubo una sequía muy grave en Tierra del Fuego desde agosto hasta el verano. Relató que había ocurrido un incendio forestal enorme en la zona del lago Fagnano que costó dos meses y 20 días controlarlo. Rememoró que se había originado por un asado de fin de año.

13.000 hectáreas destruidas y 3 muertes

El verano último hubo dos incendios de enormes proporciones. El primero ocurrió en la zona de El Bolsón y afectó unas 6.000 hectáreas. La investigación determinó que se originó el 24 de enero pasado, a partir de un fogón mal apagado. El segundo empezó el 9 de marzo. Devoró 12.901 hectáreas en Lago Puelo y El Hoyo. Causó la muerte de tres personas y destruyó más de 500 viviendas. La sequía y las altas temperaturas influyeron.

Fuente Diario Río Negro