Buenos Aires (EP), 16 de Abril 2021.Tal cual lo previsto por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC), los eventos episódicos están siendo más recurrentes y enérgicos en la costa argentina. En los últimos meses se han producido intensas sudestadas que castigaron diferentes sectores como Claromecó (setiembre 2019, 9 de febrero de 2021), Mar del Plata (13 de setiembre de 2016, 8 de abril de 2017, 20 de febrero de 2021, 26 de marzo 2021), Mar de Cobo y Pinamar (23 de setiembre de 2020), Partido de la Costa (17 de marzo 2021) y hasta en Playa Unión, Chubut (19 de setiembre de 2020).

Las previsiones indican además un aumento de 40 cm del nivel del mar para el año 2100 en la estimación más conservadora. Esto implica que los hielos de Groenlandia se derretirán indefectiblemente pero en la Antártida el derretimiento no será tan completo. El peor escenario prevé un aumento de 80 cm para ese año 2100. Estos aumentos significan que la erosión costera no será la misma, será peor que la de nuestros días.

Todo esto requiere un plan de modo de minimizar las pérdidas. ¿Se contempla el aumento de estos riesgos en la planificación urbana? Decididamente no. ¿Están contemplados en las agendas de los partidos? Tampoco.

¿Dónde impactarán más? En la costa blanda; en las playas de Villa Gesell, Pinamar y del Partido de la Costa. Los ritmos de retroceso de las dunas que hoy son de 1 a 2 m/año, aumentarán. Algunas playas requerirán alimentación artificial como la que se hizo en 1998 en Playa Grande.

¿Cómo impactarán en las ciudades? La costa rocosa deberá acorazarse; los muros reconstruirse. En ciudades construidas al nivel del mar (Santa Teresita, Mar del Tuyú, Mar de Ajó) las olas ingresarán en ocasión de mareas meteorológicas. En la planicie baja del Río de la Plata (Berazategui, Punta Lara) o en humedales urbanizados (cuenca del Matanza-Riachuelo) las inundaciones serán más frecuentes.

La sudestada del 17 de marzo de este año 2021 (la sudestada de San Patricio) causó serios estragos en la costa de Mar del Tuyú, Santa Teresita y Mar de Ajo. La municipalidad del Partido de la Costa ha recurrido desde hace un tiempo a obras duras como los gaviones (rocas entre arreglos de alambre). Se disponen donde antes existían dunas litorales. Al principio causan la reflexión de las olas pero finalmente se hundirán en la arena, los alambres se oxidarán y habrá que reponer todo el arreglo.

Los temas actuales

La Provincia de Buenos Aires se ha desligado del degaste de su patrimonio en su límite con el mar. Solo los institutos universitarios miden y asesoran. Los diferentes proyectos de Manejo costero integrado no llegaron a leyes.

Se están construyendo nuevos loteos balnearios cuya aprobación en Provincia no es segura. El decreto ley 8912 de 1987 fue reemplazado por otro decreto (3202/06) que contempla áreas de reserva pero requiere la aceptación por parte de los municipios. Los municipios costeros son los que más han crecido en los últimos años. Los loteos se multiplican aunque la Provincia se desentiende del manejo de las playas o las licitaciones de los balnearios.

Y la erosión no es el único problema de la costa de la Provincia de Buenos Aires. Hubo balnearios en la costa del Rio de la Plata donde hoy el baño está prohibido por la contaminación. Otros balnearios se están planteando si siguen permitiendo el acceso de vehículos particulares a la playa, no por la erosión que provocan sino por accidentes de “transito” ocurridos.

En definitiva, el cambio climático augura nuevos problemas cuando la Provincia siquiera atiende los actuales.

La adeudada ley de costas

Hace unos años la Provincia había consensuado un proyecto de ley de Manejo Costero Integrado: la mayoría de los municipios y las direcciones provinciales se habían puesto de acuerdo. Hoy la construcción de loteos abiertos, barrios cerrados o clubes de campo proliferan.

Los loteos alcanzados con los planes PROCREAR permiten pozos domiciliarios y pozos “negros”. No existen planes sobre la limitación de los recursos hidrogeológicos. El abastecimiento sigue las necesidades de los loteos ya construidos.

Otros loteos antiguos no terminaron de consolidarse. Las viejas promesas de asfalto, desagües pluviales o cloacas son reemplazadas con las promesas de nuevos loteos con imágenes de estructuras aun no fueron aprobadas, algunas ni siquiera presentadas para su aprobación en la Provincia de Buenos Aires.

En resumen, los problemas ambientales son acuciantes mientras que no existe planificación para los derivados del irremediable cambio climático.

Fuente: La Capital de Mar del Plata