Chile (EP), 20 de Noviembre 2020. La Agencia alemana GIZ, de cooperación internacional ha publicado un estudio para identificar los impactos ambientales que podrían generarse en la implementación de futuros proyectos de hidrógeno verde en el país.

El Programa Energías Renovables y Eficiencia Energética (4E, por sus siglas en alemán) es implementado por la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH, por encargo del Ministerio alemán de Medio Ambiente. Su objetivo es impulsar la sustentabilidad del sector energético, a través de asesorías, fomento a actividades para propiciar negocios y financiamiento de proyectos, teniendo como contraparte al Ministerio de Energía de Chile.

En este contexto, GIZ ha encargado un estudio para identificar los impactos ambientales que podrían generarse en la implementación de futuros proyectos de hidrógeno verde en el país. En el documento, que estuvo a cargo de la consultora Inodú, se identificaron los impactos ambientales en diferentes tipologías de proyectos, tales como la producción, almacenamiento y transporte del hidrógeno verde, así como las estaciones de carga, la trasformación en derivados como amoniaco y metanol, considerando además su uso para calor industrial.

El hidrógeno es un elemento que no es irritante, ni tóxico, ni corrosivo, no presenta afecciones directas a la salud humana o el medio ambiente como otros compuestos peligrosos, sino más bien un potencial de peligro debido únicamente a su inflamabilidad, por lo que el cuidado debe estar puesto en su almacenamiento, más que a la capacidad de producción de un proyecto determinado.

El informe entrega un listado de permisos ambientales y sectoriales aplicables a cada tipo de proyecto analizado, junto con una descripción de los mismos.

Este estudio se suma al desarrollo de una serie de documentos técnicos publicados por la GIZ, en el marco del proyecto “Descarbonización del Sector Energía en Chile”. Entre los estudios realizados, se cuenta la propuesta de normativa y regulación del hidrógeno, el financiamiento climático de proyectos y el análisis del potencial de creación de empleos y cadena de valor, entre otros.  El estudio está disponible en este enlace.

Planes ambiciosos

A principios de noviembre, el Gobierno de Chile presentó la Estrategia Nacional del Hidrógeno, que implicará -según las estimaciones- la creación de unos 100.000 empleos y 200 mil millones de dólares en inversión durante los próximos 20 años.

La estrategia de hidrógeno verde de Chile tiene 3 objetivos principales: Producir el hidrógeno verde más barato del planeta para 2030, estar entre los 3 principales exportadores para 2040 y contar con 5 GW de capacidad de electrólisis en desarrollo al 2025.

Fuente PV Magazine