Río Negro (EP) 14 de Oct. – Bariloche a la Carta y un camino hacia eventos con bajo impacto ambiental.

El evento propone vasos y vajilla reutilizable, no uso de plásticos descartables, separación de residuos y patrullas ambientales de concientización.

Tal como se adelantó en el lanzamiento de la 6º edición de Bariloche a la Carta, el evento gastronómico más importante de la Patagonia busca reducir su huella ambiental, sumando acciones y prácticas que ya se siguen en eventos internacionales de este tipo. El objetivo es que Bariloche reduzca cada vez más el impacto de sus eventos sobre el medioambiente.

“Teníamos una asignatura pendiente en cuanto a empezar a medir lo que es la huella de carbono en los grandes eventos de la ciudad, porque creemos que nosotros tenemos que ser un destino sustentable y las grandes plataformas de difusión, como lo es Bariloche a la Carta, tienen que empezar a trabajar sobre ello”, explicó Lucio Bellora, director del evento.

El objetivo final es que este evento realice acciones concretas de reducción de su huella ambiental, y que a su vez ayuden a instalar en Bariloche prácticas colectivas que aporten a una ciudad más sustentable y cuidadosa del impacto que tenemos en nuestro entorno.

Para esto, BALC incorpora en esta nueva edición, la utilización de utensilios de base retornable y reutilizable, para evitar el uso de plásticos de un sólo uso. Los vasos, por ejemplo, llevan la marca de “Bariloche a la Carta” y, dejando una seña, se lo disfruta durante toda la jornada. Y los visitantes pueden elegir dejar la seña y llevarse el vaso de recuerdo o recuperar la seña y devolver el vaso para su nuevo uso. Es importante el dato que ya con esa sola acción se sacan 20.000 vasos de la basura.

Además, durante todo el evento se realizará la separación en origen de los residuos generados, una iniciativa a la que podrán sumarse todos los visitantes, ya que habrá cestos diferenciados para residuos orgánicos y reciclables.

Como complemento, se implementó un sistema de “Patrullas Ambientales” —en colaboración con la Fundación Manos Verdes, que ya trabaja con el Municipio en educación ambiental y concientización de grandes generadores de residuos—, que estarán compuestas por jóvenes de la ciudad que colaborarán con el evento brindando información a los visitantes. De hecho, la propuesta incorpora un novedoso sello que premiará las buenas prácticas ambientales: si el visitante de BALC coloca sus residuos en el cesto correcto, los chicos le colocarán en la mano un sello, dejando asentada la buena práctica ambiental y dando posibilidades de descuentos y regalos en stands de la Feria BALC.

La iniciativa de Bariloche a la Carta 2019 es doble: reducción de la generación de residuos, y separación y reciclaje de aquellos que se generen.

Fuente: https://www.anbariloche.com.ar/