Río Negro (EPatagonicas) 10 de Junio. – La defensora del pueblo rionegrina manifestó su preocupación. El naftaleno es un residuo peligroso incluido en la ley 24051. El estudio no aclara en qué cantidades se halló ni si supera los niveles guía de calidad de agua para la protección de la vida acuática.

Nadina Díaz, que es querellante en la causa por contaminación en el río Negro, solicitó al juez Federal una ampliación de la información y que reitere los análisis durante los meses de invierno, primavera y verano, incluyendo muestras de sedimentos y de peces. La defensora del pueblo se manifestó preocupada por la presencia de naftaleno en el agua, dado que se trata de un residuo peligroso incluido en la ley 24051 y porque el estudio no aclara en qué cantidades se halló ni si supera los niveles guía de calidad de agua para la protección de la vida acuática.

Ayer, abogados de la Defensoría del Pueblo analizaron las conclusiones que el juez Jorge García Davini presentó en la audiencia del lunes en Roca. De allí surgió que el análisis del agua del río realizado por Prefectura, además de materia fecal, como se informó el martes, dio cuenta de la presencia de naftaleno y de hidrocarburos totales de petróleo en una de las muestras. Ayer, “Río Negro” consignó que los querellantes no pudieron llegar a la audiencia por el corte de puente, pero finalmente asistieron.

El naftaleno está presente en los combustibles fósiles como el petróleo y el carbón, y se manipula para fabricar químicos para la industria textil y curtientes, solventes para pesticidas (como antipolillas), plastificadores para PVC y aditivos para el hormigón, entre otros. Es una sustancia muy tóxica para los organismos acuáticos y puede causar efectos prolongados en el medio.

“El tema es lo suficientemente serio como para pedir que se profundice la investigación para determinar el origen del vertido de este contaminante y las cantidades que podrían estar acumuladas en el lecho del río. El pedido de que los estudios se reiteren en distintos momentos del año, es porque el uso de productos en el Alto Valle se suspende desde marzo cuando terminan las cosechas y se retoma en julio. Las muestras fueron hechas en abril por lo que es imperioso conocer el estado del río el resto del año”, indicó Díaz.

Con respecto al vuelco de líquidos cloacales, durante la audiencia del lunes la defensora pidió al juez García Davini que determine la responsabilidad penal por los vertidos y solicitó que se dé traslado al Juzgado de Faltas de Cipolletti. Además, requirió que se inspeccione la planta de tratamiento de líquidos cloacales de esa ciudad y se informe el estado de avance de las obras pendientes.