Río Negro (EP), 24 de Ene 2023. La Subsecretaría de Recursos Forestales, dependiente del Ministerio de Producción y Agroindustria de Río Negro, firmó un convenio de cooperación con la organización civil Circuito Verde, cuyo objetivo es reforestar áreas degradadas de los bosques andinos patagónicos.

La propuesta surgió a partir de una implementación del subsecretario de Recursos Forestales, Fernando Arbat que consiste en compensaciones. Cada vez que se otorgan permisos para extraer plantas de un determinado predio, ya sea por construcción o daño temido, se obliga al productor a reponerlo con plantas nativas. Se estableció que las personas que no querían plantar en su predio, debían donarlas, y así surgió el Banco de Plantas de la Subsecretaría que hoy está compuesto por 500 nativas.

Cabe destacar que el vivero del Gobierno Provincial en Mallín Ahogado cuenta con un stock de más de 80.000 plantas destinadas a la reforestación de determinadas zonas de la región que han resultado dañadas.

“Con Circuito Verde, aunamos esfuerzos para la reforestación o el arbolado en zonas áridas como el Alto de Bariloche, por ejemplo. De esta forma, se podrán mejorar ciertos ambientes. Esto implica un trabajo desde la recolección de semillas y la limpieza de lugares. Nuestra contraparte es entregar plantas del vivero”, dijo Arbat.

El funcionario puso como ejemplo, la zona de Cuesta del Ternero donde se quemaron 8 mil hectáreas. En este caso, la Subsecretaría de Recursos Forestales funcionará como nexo entre los propietarios de los campos y Circuito Verde. Otro sector afectado recientemente es la zona del Steffen que se prendió fuego el año pasado. Si bien gran parte corresponde a Parques Nacionales, un sector es jurisdicción de la provincia de Río Negro.

Circuito Verde es una asociación civil que nació hace seis años y cuenta con más de 30 voluntarios distribuidos en diversos programas con la finalidad de mejorar los sistemas ambientales.

“Con este convenio se cierra un círculo. Tenemos equipos técnicos que trabajan en programas de restauración de ecosistemas degradados”, explicó Alondra Crego del Circuito Verde, y continuó: “Lo que nos pasaba es que hay pocos viveros que producen nativas en la zona. No podemos traer plantas de otros lugares por problemas genéticos”.

Matías Carcebo, otro integrante de Circuito Verde, entendió que “ante la necesidad de restaurar áreas, se necesita unir recurso humano y económico y, también plantas. Lo que nos ocurría es que con la llegada del otoño, que es la época ideal para restaurar, el vivero del Mallín no podría responder a la demanda. No había plantas. Por eso, definimos unirnos”

Arbat recalcó que hoy el vivero del Mallín es el único que produce plantas nativas; por eso, la idea es incentivar a los viveros de la zona. “Con las compensaciones queremos que el productor o los productores que sacan un árbol y deben compensarlo, no lo compren en el vivero del Mallín sino en los viveros locales. Por otro lado, estamos generando demanda para que los viveros empiecen a producir”, planteó.

Fuente: VDM Noticias

Fotografía LU5