Río Negro  (EPatagonicas) 29 de Mayo. – Se presentó en la Legislatura un proyecto de ley que pretende la creación del Comité Especial del Río Colorado con el propósito de evaluar en forma integral la situación planteada por el ascenso de napas y salinización de tierras en el Valle Medio del río Colorado.

La iniciativa corresponde a los legisladores del Frente Progresista, Jorge Ocampos y Daniela Agostino.

Pretenden también que se defina el universo de productores alcanzados por esta situación, estableciendo un plazo de 180 días. Este comité deberá funcionar dentro de la órbita de la Comisión Permanente de Planificación, Asuntos Económicos y Turismo de la Legislatura de Río Negro.

En los fundamentos de la incoativa se destaca que luego de una serie de presentaciones que efectuara la Cámara de Productores Agrícolas de Río Colorado ante diversos estamentos políticos provinciales y nacionales, en julio del año 2013 los legisladores Bautista Mendioroz y Magdalena Odarda presentaron un Proyecto de Ley (459/13) donde se facultaba al Poder Ejecutivo rionegrino a condonar las deudas por servicio de riego y drenaje a los productores cuyas tierras hubieran sido afectadas por la elevación de las napas freáticas asociadas a la salinización de las aguas del rio Colorado como consecuencia de la construcción y operación del Dique Casa de Piedra. La iniciativa citada contemplaba la constitución de un Comité Especial para que evaluara la situación planteada.

El presidente del bloque, Jorge Ocampos señaló que “el problema reconoce su origen en la construcción de la Represa Casa de Piedra, que priorizada como la primera obra de regulación necesaria de la cuenca del río Colorado, comienza el llenado del dique en 1989, desarrollando su funcionamiento a pleno desde 1996. La primera cuestión controversial de esta obra es que no se realizó un estudio de impacto ambiental que la sustentara. Ello motivó que una serie de consecuencias lógicas de un emprendimiento de tal magnitud no fueran tenidas en cuenta hasta que sus efectos fueran visibles”.

Agregó el legislador del Frente Progresista “una de esas consecuencias, quizás la más grave, ya que afectó directamente a los productores de las diferentes áreas bajo riego aguas abajo de la represa, fue el cambio en la composición del agua, pues ésta antes de la obra traía en suspensión partículas de limo que permitían una auto impermeabilización natural de los canales de riego. Con la construcción del dique, al embalsar el agua se facilitaba el proceso de sedimentación y aclaramiento del agua que acarreó como principal consecuencia la filtración de agua desde la red de canales de riego con tres consecuencias graves: aumento del nivel freático afectando irreversiblemente los cultivos por asfixia radicular, aumento del volumen de agua incorporado a la red de drenaje y desarrollo de malezas acuáticas”.

“Las consecuencias expuestas comenzaron a visualizarse en la década del ’90 en la zona de Río Colorado generándose estudios que confirmaron la situación e iniciándose reclamos por parte de la Cámara de Productores Agrícolas de dicha región y del Consorcio Salto Andersen de riego y drenaje” indicó Ocampos.

El legislador expresó que numerosos estudios posteriores confirmaron el daño ambiental y productivo ocasionado a los productores de Río Colorado sin haberse tomado por parte de los Estados nacional y provinciales involucrados medidas de fondo que atendieran la problemática expuesta, por lo que se hace necesario definir medidas que atiendan esta cuestión. Y manifestó que “habiendo transcurrido más de un año de su promulgación y ante el incumplimiento de la ley 459/13 es que se hace necesario avanzar en su reglamentación”.