Buenos Aires (EP), 14 de Junio 2021. Un oleoducto se rompió durante el fin de semana pasado y provocó un derrame de aproximadamente 8 metros cúbicos de crudo que abarcó una superficie de casi 2000 metros cuadrados en cercanías de Catriel, Río Negro. Se cree que el incidente se produjo por cañerías en mal estado. Nicolás Jurgeit, delegado de la región Alto Valle de la cartera de Ambiente, indicó: “No solamente hay que tener en cuenta el producto derramado, sino también la superficie afectada. Ya está controlado, ya estamos en proceso de saneamiento”.

El funcionario refirió: “Tenemos dos formas de verlo, dentro de nuestra legislación un derrame de estas características es considerado en base al volumen derramado. Es un incidente que no es normal, no es algo que está pasando repetidamente, es un incidente de tipo manejable”.

A través del programa “Chocolate por la noticia” que se emite por El Cordillerano Radio (93.7), explicó Jurgeit: “Hemos tenido algunos incidentes similares, con afectaciones mayores y otras menores en cuanto a las superficies, porque no solamente hay que tener en cuenta el producto derramado, sino también la superficie afectada, eso depende mucho del terreno. Es un incidente que ya está controlado, se controló al día siguiente de detectado, ya estamos en proceso de saneamiento y no hemos tenido grandes complicaciones”.

El yacimiento Agua Salada está ubicado dentro del ejido de Catriel, “se encuentra antes de la ciudad de Catriel por ruta 151, unos 50/60 kilómetros antes, es una zona justo de bajada de barda, esa fue la mayor complicación que hemos tenido porque tiene mucha pendiente y entonces el escurrimiento fue de aproximadamente 700 metros, pero es una zona de estepa, así que no hemos tenido ninguna afectación en acuíferos ni riesgos de llegada al río (Colorado), ni mucho menos”.

Consultado sobre los pasos seguir, señaló: “Lo primero que se hace en este tipo de situaciones es la investigación del incidente, definir qué sucedió, hay que ver por qué se rompió ese caño, si esa rotura fue parte de la operación, veremos qué sentido tomamos y si esa rotura se produjo por falta de mantenimiento o algún otro evento externo a la operación, claramente cabe una sanción a la empresa”.

Asimismo, explicó: “La empresa está obligada a realizar la denuncia en cada uno de estos eventos, sea de cero a un metro cúbico a lo que sea, tiene que denunciar todo. Los saneamientos deben ser acordados con nosotros, deben presentar un plan de saneamiento que debe ser aprobado por la Secretaría y en ese saneamiento deben explicar las metodologías a realizar, si nosotros estamos de acuerdo o no, o si creemos que hay una metodología mejor, la solicitamos”.

Aclaró: “En este caso se debe hacer una remoción del suelo afectado, ese suelo se retira, se transporta a un repositorio donde se hace una bioremediación y, en caso de ser necesario reponer el suelo, se hace una reposición con suelo limpio, dependiendo de los lugares y dependiendo del suelo que se saque. Eso lo vamos a estar viendo ahora y en la semana próxima, dependiendo hasta donde hubo penetración en el suelo, eso nos va a dar el volumen final”.

Por último, Nicolás Jurgeit, ante la pregunta sobre qué pasaría de existir un acuífero cerca, dijo: “Por suerte no hemos tenido últimamente ese tipo de problemas, cuando hay un acuífero cerca, por encima de los 10 metros, allí manejamos mayores medidas de protección, por otro lado, cada vez que tenemos algún evento de este tipo, lo primero que se hace es tratar de llegar al acuífero para cuantificar o detectar si hubo algún tipo de afectación, esto es algo normal, se realizan controles o monitoreos, eso en cuanto a lo técnico, en cuanto a sanciones, cada incidente es distinto y en cada incidente se determina el tipo de sanción que se aplica. Normalmente son multas y una solicitud de mejora o alguna mitigación para que esto no se repita, no solo en ese lugar, porque la experiencia que se logra se aplica en todo el campo”.

Fuente https://www.elcordillerano.com.ar/