Neuquén (EPatagonicas) 13 de Abril. – La Defensoría del Pueblo de Neuquén no reduce la presión para marcar los basurales y la contaminación en lugares cercanos al río Limay, y este miércoles 13 constató que al final de la calle Anaya se mantiene sin mayores novedades uno de esos focos contaminantes.

Según se informó, en la inspección “se observó el crecimiento de vegetación en los bordes de la laguna, que da cuenta de la falta de actividad en la zona. Asimismo, se detectaron fuertes olores nauseabundos, producto de la cantidad de basura acumulada en la laguna”.

En febrero de este año, la Defensoría del Pueblo detectó la situación a partir de la denuncia de un vecino, y pidió información al Ejecutivo municipal respecto de las gestiones realizadas para resolver el problema. Al mismo tiempo, se constató la existencia de una laguna de 100 metros de largo por 40 metros de ancho, ubicada a 15 metros del río Limay, sobre el final de calle Anaya, con un volumen aproximado de 450 metros cúbicos de basura en su interior.

“La gravedad de los hechos motivó un pedido de informes a la Municipalidad respecto de las medidas adoptadas por el municipio ante la existencia de basurales clandestinos en el sector mencionado, ubicado a la altura de los barrios privados La Zagala y La Peregrina”, se destacó.

Después, en marzo, se verificó que había disminuido la cantidad de basura, y se había comenzado a rellenar la laguna. Sin embargo, una nueva inspección ahora permite concluir que esos trabajos no avanzaron, por lo que se reiteró el reclamo público de la Defensoría.