Chile (EP), 04 de Junio 2021. El Banco Interamericano de Desarrollo ha aprobado un préstamo de 50 millones de dólares para Chile con el objetivo de acelerar la descarbonización y apoyar la estrategia nacional de producir hidrógeno verde en 2030, junto a otros aspectos.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha aprobado un préstamo de 50 millones de dólares para apoyar las reformas políticas de Chile destinadas a acelerar la descarbonización de su matriz energética y la transición hacia la neutralidad del carbono.

El programa busca fortalecer el marco regulatorio del sector energético promoviendo mejoras en la regulación del mercado de la distribución, fomentando el uso de energías limpias por parte de los consumidores e incentivando la participación de las mujeres en el sector.

Para acelerar el proceso de descarbonización de la matriz energética, el país planea retirar gradualmente las centrales eléctricas de carbón, que en 2019 representaban el 36,7% de la generación de energía y el 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero. El objetivo de Chile es alcanzar la neutralidad en carbono en 2050.

El programa también apoyará la estrategia de transición energética justa de Chile que, además de incorporar componentes de desarrollo social y medioambiental equitativos, impulsará la creación de empleo en la transición hacia la neutralidad del carbono.

Además, el proyecto fomentará la aplicación de políticas y medidas para avanzar en los esfuerzos del país para promover el desarrollo sostenible, fomentar la adopción a gran escala de las energías renovables en su matriz energética y allanar el camino para su expansión a largo plazo.

Además, el programa dará paso a iniciativas de innovación en tecnología energética. En el ámbito de la electromovilidad, por ejemplo, la ley de eficiencia energética prevé que el transporte público urbano sea totalmente eléctrico en 2040.

Otros objetivos del proyecto son permitir y agilizar la incorporación de nuevas fuentes de energía renovables y vectores energéticos como el hidrógeno verde en la matriz energética. La estrategia nacional de energía verde promoverá el desarrollo de este vector y convertirá al país en un exportador de clase mundial para 2040.

Además, la operación apoyará medidas políticas clave destinadas a reducir la brecha de género en un sector en el que las mujeres sólo representan el 23% de los puestos de trabajo, y a impulsar la participación femenina a través de directrices público-privadas.

Esta es la primera operación de una serie de dos préstamos programáticos independientes basados en políticas. El crédito de 50 millones de dólares se desembolsará en un periodo de dos años. Tiene un periodo de gracia de 5,5 años y un tipo de interés basado en el Libor.

Según el último Reporte Mensual ERNC publicado por la Comisión Nacional de Energía (CNE), las energías renovables no convencionales tienen una capacidad instalada de 7.173 MW, lo que representa un 27,8 % de la matriz energética chilena, y podrían alcanzar hasta el 35% para 2022.

Fuente https://www.pv-magazine-latam.com/