Europa (EP) 08 de Jul. – El pasado martes 30 de junio arrancaba el proceso de clausura de las centrales térmicas que emplean el carbón como combustible. Así, 7 de las 15 plantas todavía abiertas en España dejaban de estar operativas, entre otras razones, por su imposibilidad para cumplir con las normas europeas en lo referente a la protección del medioambiente.

El porcentaje de electricidad consumida proveniente de esas plantas ha disminuido drásticamente en los últimos tres años: ha pasado de suponer un 15% del consumo en 2017 y 2018, a un 5% el año pasado y a tan solo un 2% en la primera quincena de este mes, según el informe energético del Grupo ASE.

Eaton, líder en gestión de energía, afirma que este podría ser el momento decisivo para la descarbonización total de la economía, ya que la generación de electricidad por carbón está alcanzando mínimos históricos este año. En este sentido, industria, sociedad y gobierno han de estar preparados para contribuir al “empujón definitivo” hacia un futuro de emisiones netas de carbón cero.

El Gobierno de España lanzó el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética a finales de mayo de este año, lo que ponía como objetivo la descarbonización de nuestro país para el 2050. A medida que las instituciones públicas diseñan e implantan políticas en aras de alcanzar este escenario, la industria ha estado respondiendo en paralelo. Así, según Eaton, está en el camino correcto hacia la eliminación del carbón como fuente de energía eléctrica, ya que descarbonizar el lado de la oferta en la ecuación también hace que una parte significativa de la demanda sea más ecológica.

Sin embargo, la compañía recuerda que para tener éxito en este proceso es igualmente imprescindible trabajar el lado de la demanda para satisfacer sus requerimientos energéticos a través de la red eléctrica, o lo que es lo mismo, trabajar el proceso de ‘’electrificación’’.

Jose Antonio Afonso, responsable del segmento Commercial Building en Eaton Iberia, explica que “las normas ambientales europeas y el propio mercado han precipitado la desconexión en España de siete centrales térmicas, lo que sitúa a nuestro territorio a la cabeza de la descarbonización, un proceso que, cuanto antes afrontemos, antes nos permitirá sentar las bases definitivas para un futuro verde y totalmente sostenible. Sin embargo, el éxito de este proceso no depende solo de trabajar en el lado de la oferta, sino que debemos abordar la electrificación de la economía en su conjunto”.

Según un informe reciente elaborado por BloombergNEF en colaboración con Eaton y Statkraft, la electrificación podría reducir las emisiones en el transporte, edificios comerciales, industria, y sectores de energía en un 68%.

“Nos encontramos en un momento decisivo, donde la transformación de la oferta y la demanda al mismo tiempo requiere de la introducción de nuevos tipos de flexibilidad en la red eléctrica, utilizando sistemas de almacenamiento de energía y SAIs activos que pueden ayudar a estabilizarla”, concluye José Antonio Afonso.