Chile (EP), 26 de Oct 2022. En medio de la región más árida del planeta, nace un tapiz de flores moradas. Esta inesperada vegetación es parte de un fenómeno conocido como ‘desierto florido’, un fenómeno natural que el Gobierno chileno busca proteger con la creación de un nuevo parque nacional.

Más de 200 especies de plantas en el Desierto de Atacama germinan y florecen en este espectáculo, que solo es posible apreciar en los años en los que hay abundantes precipitaciones. Se requieren lluvias de al menos 15mm para que los brotes prosperen.

El desierto con flores atrae a oleadas de visitantes, que a su vez representan un gran peligro para la conservación del área. Con este problema en mente, este año Gabriel Boric anunció la intención de su Gobierno de crear un parque nacional que ayude a preservar la zona en los sectores de Llanos y Chañarcillo, ubicada a 30 kilómetros al sur de Copiapó y 80 kilómetros al norte de Vallenar.

Entre las especies nativas de plantas que alberga este desierto están algunas que germinan a partir de semillas latentes, las cuales esperan las lluvias para crecer. Es común hallar patas de guanaco y suspiros, así como lirios del campo y amancay.

Fotografía Viajando.Travel