San Juan (EPatagonicas) 17 de Agosto. – La última encíclica papal, que apunta al cuidado del planeta, motivó la firma de un acta entre la Unión Industrial de San Juan, el Gobierno de la provincia y las empresas.

Días atrás se realizó en San Juan una mesa de diálogo entre la Unión Industrial de San Juan, entidades del Gobierno local, universidades y diferentes empresas. La finalidad principal de la jornada “El cuidado de la casa común” fue analizar la última encíclica papal, un texto redactado por el papa Francisco que tiene como objetivo principal el cuidado del medioambiente y el cambio de paradigma hacia una modificación personal, social y cultural en relación a las diferentes industrias.

Del evento surgió la firma de un acta entre los participantes, lo que permitirá a las empresas mineras (y no mineras) de la provincia sumar nuevos espacios verdes y profundizar las capacitaciones medioambientales para su personal, en temas específicos como generales.

Independientemente de la cantidad de árboles “pueden ser tres, 20 o 200 hectáreas”, la idea es fomentar pulmones verdes en las instalaciones de las empresas, plazas, lugares privados o donde las mismas industrias entiendan que es posible.

Pensamos que era positivo abrir el diálogo, abrir el juego y establecer una mesa de conversación para que se comience a profundizar sobre medio ambiente en la provincia teniendo en cuenta la encíclica papal. Siempre desde una perspectiva industrial y de producción, incluyendo la parte religiosa, medioambiental de gobierno y académica”, explicó Iván Grigc, Secretario Ejecutivo de la Unión Industrial de San Juan.

La nueva encíclica reza que el paradigma del medio ambiente no se cambia sin dos variables: entender que toda acción contra el medio ambiente es simultáneamente una acción contra el hombre y a favor de la pobreza. “Francisco sabiamente ha vinculado la pobreza del medio ambiente, considerándolo nuestra casa, con la pobreza del hombre, dentro de un paradigma tecnócrata”. Luego de las diferentes ponencias a cargo de funcionarios de gobierno, representantes de empresas mineras y de la UI, la mesa de diálogo aceptó que los paradigmas de cambio planteados por el Papa argentino son “totalmente necesarios en relación al cuidado del medio ambiente”.

El texto vaticano se compone de 28 títulos que versan sobre cuestiones críticas sobre el medio ambiente, las cuales se subdividen en diferentes categorías temáticas de situaciones que atentan directamente contra el planeta. “El primer título habla profundamente sobre el medio ambiente, es como una súper DIA (Declaración de Impacto Ambiental) mundial, hiper observada. Y como pudo explicar oportunamente Hernán Vera, Country Manager de Yamana, toda la encíclica versa sobre la minería y sobre todas las industrias”, dijo Grigc. Y agregó: “Solo en una parte específica habla de minería en sí, y Francisco solicita que se tomen medidas inmediatamente en lo que se refiere a la explotación del oro con mercurio y a la minería del cobre que utiliza azufre”.

Según explicaron fuentes de la organización del evento, la encíclica “Laudato Si” (Alabado seas) es la primera que se escribe tomando como referencia un diálogo con todo el mundo. No ha sido escrita, como todas las anteriores, con una posición doctrinal hacia dentro de la institución. “Cabe destacar que es la primera encíclica que Francisco escribe de su propia mano, ya que las anteriores se basaron en trabajos que ya venía estudiando Benedicto XVI”, expresó Grigc. Y concluyó: “Algunos quieren tildarla de verde o antiminera, pero no es así, es la idea fundamental de cambiar el paradigma tecnócrata desde la educación, desde los hábitos y la conciencia de que todos vivimos en una misma casa y por lo tanto somos todos hermanos”.