Río Negro (EP) 17 de Julio. – El gobernador Alberto Weretilneck fue claro en su mensaje y señaló que existe una zona de exclusión por una eventual falla. Asimismo, defendió que el gerente de la CEB tomara agua del lago para un canal de noticias de Buenos Aires.

“El lago Nahuel Huapi no está contaminado. Todas las muestras que periódicamente, seriamente y científicamente, viene tomando el DPA (Departamento Provincial de Aguas) con sus equipos técnicos, no tiene en ningún lado del lago, un aspecto de contaminación que parte de los límites establecidos a nivel mundial”, expuso el gobernador Alberto Weretilneck cuando se le preguntó al respecto.

Y sobre la zona de exclusión que fue creada el pasado verano entre el arroyo Ñireco y la Planta Depuradora, el mandatario explicó: “el área de exclusión, es un área de riesgo a partir de que es el lugar donde la planta de tratamiento de efluentes cloacales, expulsa los líquidos que son tratados.

Es exclusión, porque puede suceder que ante una falla en la planta, el área tenga residuos que no corresponden”.

“La zona de exclusión no quiere decir que esté contaminado el lago, sino que es una zona que tiene un tratamiento distinto al resto del Nahuel Huapi, porque ahí se devuelven las aguas tratadas, nada más”, consideró.

Al mismo tiempo, en diálogo con la prensa fue consultado sobre la acción realizada por el gerente general de la CEB, Federico Lutz, quien tomó un vaso de agua del lago, frente a las cámaras de televisión de C5N.

“Me pareció un mensaje distinto, creo que fue una acción de marketing por parte de la cooperativa que me cayó bien”, opinó Weretilneck.

Fuente El cordillerano