Mendoza (EP) 09 de Agosto. – Esta provincia busca dar un salto integral para revivir la montaña “desaprovechada”. Por eso activó un proyecto para ampliar el Parque Aconcagua, hasta el límite con Chile, lo que significará un importante impacto turístico, económico y ambiental, de la mano de otra iniciativa de “rescate” de las principales localidades cordilleranas.

Ayer, el gobernador Alfredo Cornejo y el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, dieron a conocer los lineamientos principales del plan, que consiste en extender 18.500 hectáreas la superficie del Parque Provincial Aconcagua, que pasará a ser de 85.900 hectáreas, y llegará a la frontera con el vecino país. De esta manera, se sumarán la quebrada Benjamín Matienzo y la quebrada de Vacas, por lo que quedarán protegidas las principales cuencas hídricas y glaciares al tiempo que se activarán propuestas turísticas en la zona.

“Es un plan integral de montaña para el desarrollo provincial. Este proyecto viene dentro de este plan ya que no es una iniciativa suelta; sabemos que generará riquezas para armar un circuito virtuoso que permita turismo, seguridad y una montaña amigable, preservando los recursos naturales”, explicó el mandatario provincial, para quien la zona cordillerana se encuentra “muy desaprovechada”.

“Creo que podemos avanzar mucho en eso y enmarcarlo en las acciones que hemos realizado de mayor conectividad con la remodelación de nuestro aeropuerto y terminal de ómnibus”, agregó Cornejo.

Desde Ambiente, explicaron que las quebradas anexas al Parque, con sus componentes y características geológicas, fito y zoogeográficas, representan una unidad ambiental de gran importancia para la conservación pero también para activar el movimiento de visitantes en la zona.

“La presencia de glaciares, sistemas de humedales conformados por vegas y cursos de agua superficial, especies endémicas de flora, entre otros, constituyen valores suficientes para la incorporación. Por otro lado, le dará un impulso al desarrollo turístico ya existente al Sistema de Áreas Naturales Protegidas y permitirá regular las actividades para que las mismas se desarrollen con mayor seguridad y preservando el ambiente”, indicaron desde el gobierno provincial.

De acuerdo al proyecto de ley, para la ampliación se considerarán dos tipos de categorías para su superficie. La primera, destinada al desarrollo de actividades recreativas y turísticas a la entrada de la quebrada bajo la denominación de Reserva Recreativa Natural, la cual considera que por su valor escénico, paisajístico y recreativo, sea destinada a la realización de actividades con propósitos turísticos, recreativos, culturales y educativos, en donde quedarán prohibidas la destrucción o degradación de los recursos naturales como también el establecimiento de asentamientos humanos. En tanto, el resto del área mantendrá la misma denominación de Parque Provincial, la cual comprende áreas no afectadas por la actividad humana.

Crecer en oferta turística

Por su parte, la titular del Ente Mendoza Turismo, Gabriela Testa, apostó al desarrollo del plan integral para la zona. “Hemos vuelto la mirada hacia la montaña. Turísticamente el Aconcagua es un ícono, es la cumbre más alta de América con 6962 metros sobre el nivel del mar, es un anhelo de todos los andinistas del mundo, es un parque provincial que es un modelo a seguir por otros sitios similares en la Argentina y el mundo. Podremos crecer en oferta turística conservando nuestra naturaleza y el agua dulce, ya que el mayor reservorio está en los glaciares de la zona. La Quebrada de Matienzo es ideal para senderismo y mountain bike; está muy cerca de Las Cuevas que de a poco lo hemos ido dotando de servicios”.

Los límites del área a anexar se encuentran geográficamente definidos, al norte por la provincia de San Juan, al sur por la ruta nacional 7, exceptuando las zonas con asentamientos permanentes y operativos, como Las Cuevas y destacamentos gubernamentales previos a la entrada del Túnel Internacional; al este por el Parque Provincial Aconcagua y, al oeste, por el límite internacional con la República de Chile.

Conectividad ecológica

El Gobierno provincial tiene como objetivo “mantener y promover la conectividad” para la conservación de la naturaleza. “La fragmentación del paisaje es una de las principales causas de la pérdida de funcionalidad de los sistemas y de declive de la diversidad biológica y geológica”, indicaron desde Ambiente. Por tal motivo, consideran que estas acciones permitirán generar un “corredor biológico” de alta montaña, comprendido por Áreas Naturales Protegidas desde Malargüe hasta el límite con San Juan. La conformación de este corredor sumó en el último tiempo 138.000 hectáreas pertenecientes a la zona de El Sosneado. Permite generar una unión entre las reservas Laguna del Atuel y Laguna del Diamante, sumándolas al corredor que ya comprenden con las Áreas Naturales Protegidas de Volcán Tupungato, Manzano Histórico-Portillo Piuquenes, Aconcagua y Villavicencio.

El Sistema de Áreas Naturales Protegidas de Mendoza está integrado por 19 reservas, de las cuales 17 se encuentran gestionadas por la provincia. La suma de todas comprende el 13% de la superficie del territorio mendocino, extensión en expansión que permite acercarse a los parámetros internacionales sugeridos para la conservación del territorio natural.

Fuente: La Nación