Buenos Aires (EP) 21 de Feb. – A partir de marzo, los combustibles contarán con un nuevo impuesto. De este modo existirán dos componentes fijos: uno a las emisiones de CO2 y otro que sustituirá las alícuotas actuales sin alterar ambos el precio final en el surtidor.

El nuevo gravamen contribuirá a la reducción de las emisiones y evitar el proceso de calentamiento global.

La Ley de Reforma Tributaria dispuso una sustancial modificación en la carga impositiva de los combustibles. Actualmente conviven tres impuestos que gravan los combustibles líquidos y, en ocasiones un mismo producto con dos cargas por el mismo hecho imponible (tal el caso del gas oil y las naftas), que genera complicaciones para el sujeto contribuyente y la Administración Tributaria.

Es por ello que el cambio legislativo corregirá estas distorsiones unificando los mismos en un solo texto normativo. Este mecanismo abre la posibilidad, a su vez, de consolidar las fechas de vencimiento de los actuales tributos, mejorando el perfil de las asignaciones específicas que actualmente rigen.

Así, desde el 1 de marzo habrá dos componentes fijos: uno que grave a las emisiones de CO2 y otro que sustituirá las alícuotas actuales de los impuestos a los combustibles, sin alterar ambos el precio final en el surtidor. De este modo, Argentina será pionero entre países emergentes en gravar gases de efecto invernadero.

Según un documento elaborado por el Ministerio de Hacienda, la imposición de este nuevo gravamen contribuirá a la reducción de las emisiones necesaria para evitar resultados peligrosos del proceso de calentamiento global.

Pero además, brindará otros beneficios, como generar señales de mercado que incentivan la transición energética hacia las renovables sin subsidios ni distorsiones de precios, cuando el impuesto se aplique a todos los combustibles fósiles. Desde la cartera económica, analizan asimismo, que Incentivará la adopción de biocombustibles y  fomentará la adopción de tecnologías y capacidades que dominarán en el futuro.

OTRAS VENTAJAS DE LA REFORMA

Se desacopla el impuesto a posibles shocks de precios internacionales, ya que pasa de aplicar una alícuota sobre una base imponible sujeta a dichos vaivenes, a un monto fijo indexado por inflación.

El Gas Natural Comprimido queda desgravado del impuesto.

Debido a que los montos establecidos en la reforma son a precios de Diciembre 2017 y la reglamentación se hará en Marzo 2018, todo aumento de combustibles ocurrido entre ambos períodos no repercutirá en el nuevo impuesto.

Se mantienen las exenciones vigentes.

Gentileza Surtidores