Buenos Aires (EP) 27 de Ago. – El 1° de Agosto se considera el Día del Exceso de la Tierra, la fecha aproximada en la cual la demanda anual de la humanidad sobre la naturaleza excede lo que la Tierra es capaz de renovar en un año. Con este ritmo de consumo, necesitamos más de un planeta y medio para abastecer nuestras necesidades.

Basado en datos de la Huella Ecológica, que mide los recursos naturales que tenemos y cómo los utilizamos, el Día del Exceso de la Tierra (Earth Overshoot Day en inglés) es una iniciativa para generar conciencia realizada por Global Footprint Network (GFN), asociada a la Organización Mundial de Conservación (WWF), representada en la Argentina por Vida Silvestre. Esta fecha, que actúa como indicador de la velocidad en la que estamos “consumiendo el planeta”, cada vez llega antes. Desde finales del siglo pasado, este día se ha ido adelantando en el calendario: en 2000 fue el 1° de octubre, en el 2016 fue el 8 de agosto, y hoy continúa descontando.

El Día del Exceso de la Tierra es un indicador de la presión sin precedentes que el hombre y las actividades humanas están ejerciendo sobre los recursos naturales. De acuerdo a GFN y a este ritmo de consumo, la cantidad de recursos y servicios del ecosistema requeridos para abastecer las necesidades humanas equivalen a 1,7 planetas Tierra, es decir que la demanda de recursos naturales excede lo que nuestro planeta puede renovar en el periodo de un año. Y los costos de nuestra deuda ecológica se ven reflejados a diario: uno de los ejemplos más evidentes es el cambio climático, una consecuencia de que los gases de efecto invernadero se emiten más rápidamente y a mayor escala de lo que pueden ser absorbidos por los bosques y los océanos. La pérdida de biodiversidad, la desertificación del suelo, la deforestación, la escasez de agua y de alimentos, y la contaminación también son producto de la deuda ecológica.

Contamos con una ventana de oportunidad crítica entre hoy y el 2020 para definir los compromisos y las acciones que permitan revertir la tendencia de pérdida de la naturaleza para el 2030 y ayuden a garantizar la salud y el bienestar de la humanidad y de nuestro planeta.

Cuestión de temperatura

“De cara a cumplir con el acuerdo firmado por 200 países en la Cumbre del Clima de París, para limitar el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 C, las emisiones de carbono tienen que disminuir a cero para 2050, lo que implica un llamado a los países a buscar nuevas formas de desarrollo sustentables. Argentina ocupa el puesto 27 en el ranking de huella ecológica entre 150 países, lo que implica redoblar estos compromisos asumidos través de la incidencia en el uso de la energía y de la tierra (las dos actividades causantes de mayores emisiones) con políticas de eficiencia energética en sectores de fuerte consumo como lo son el transporte, las viviendas y el industrial, y a través del efectivo cumplimiento de la Ley de Bosques. Así mismo, diseñar e implementar modelos agrícolas, ganaderos y forestales sustentables, generando opciones de manejo y uso de los recursos naturales dentro de las limitaciones productivas del Planeta, garantizando de esta manera la seguridad de alimentos, agua y energía para las generaciones futuras”, afirmó Fernando Miñarro, Director de Conservación y Desarrollo Sustentable de Fundación Vida Silvestre Argentina.

Gentileza Diario Crónica