Neuquén (EPatagonicas) 18 de Noviembre. – La presidente del Instituto Patagónico de Formación y Empleo -IPFE-, María Maldonado, presentó un proyecto de ley para crear el Sistema de Gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos -electrodomésticos, de iluminación, juguetes, aparatos médicos e informáticos-. Para ello propone reducir sus volumen, minimizar su generación, modificar la conducta ambiental, promover la capacitación y difusión del reciclaje y el reacondicionamiento de artículos en desuso.

Como principios rectores se definen la responsabilidad extendida del importador, productor y distribuidor; la corresponsabilidad del Estado y la sociedad civil y la participación activa y solidaridad de los actores. A la vez impulsa la creación de estímulos para los participantes, innovación y descentralización de programas; viabilidad económica y sanción de pago por contaminación.

A la vez, coordinado por la secretaría de Ambiente provincial, el programa apuntará a la prevención, reutilización, reciclado, valorización, tratamiento y eliminación del residuo. En tanto, se crea un registro de gestores autorizados de este tipo de elementos y un fondo para el programa, integrado por partidas del tesoro provincial, de convenios, leyes nacionales, sanciones y donaciones. En la iniciativa se destacan como derechos del usuario el recibir la información al momento de la compra de forma clara y participar del diseño de políticas en la materia, así como obliga a entregar los residuos en sitios oficiales.

El sistema unificado de información, consta en la norma, tendrá el registro de importadores, productores y comercializadores junto a las características de los distintos aparatos que operan. Además, la autoridad de aplicación deberá establecer indicadores de evaluación de gestión y seguimiento del programa.

Los datos del organismo rector ambiental nacional mostraban en 2008 que cada habitante generaba 2 kilos de este residuo, recuerda Maldonado, y ya se han superado las 80 mil toneladas por año, de elementos que al contacto con el agua y materia orgánica generan material tóxico. Al tener como antecedentes la normativa de otras provincias y el proyecto de ley 6722/2010 en Neuquén, indica que el propósito es reducir la cantidad y el impacto de este residuo.

El proyecto ingresó el 21 de octubre por Mesa de Entradas bajo el número 9265 y las adhesiones de Germán Russo, Emanuel Labriola y otros.