Río Negro (EP) 30 de Octubre. – En Viedma y Patagones les piden a los intendentes que mejoren los sistemas de filtrado de los puntos en los que están instalados los desagotes pluviales.

Las bocas de tormenta de Patagones descargan en el río, al igual que las cloacas cuando rebalsan, en los días de lluvia. Nada frena la llegada de basura.

La Cámara de Comercio, Turismo, Industria y Producción de Viedma propuso a los intendentes de esta ciudad y de Patagones el desarrollo de pequeñas acciones para minimizar el impacto que ya tiene la cuenca del río Negro por acción de la actividad hidrocarburífera, el volcado de efluentes cloacales y pesticidas.

Observaron que los desagotes pluviales que recogen el agua de esta capital arrastran basura de todo tipo. Desembocan en puntos concretos como los bulevares Ayacucho y Costanera, Ituzaingó y Costanera y debajo del puente ferrocarretero, a los que se suman que algunos pluviales descargan directamente sobre el río.

Consideran que para evitar que papeles, botellas o nailon terminen en el río es necesario proveer de rejas las boca de tormenta y mejorar el sistema de filtrado, tomando en cuenta el diámetro de los filtros a fin de que puedan contener todo tipo de residuos.

Plantean que la falta de mantenimiento ha producido el deterioro de los sistemas de filtrado que originalmente ya eran inapropiados. Por ello solicitaron a José Luis Foulkes y José Luis Zara que consideren la posibilidad de mejorar estas rejas y asegurar la limpieza con periodicidad, en especial luego de las lluvias.

En estos sitios hay bombas que deben elevar el agua acumulada y que no están funcionando en su totalidad, por lo que es importante revisarlas y repararlas en caso de ser necesario.

El presidente de la cámara, Agustín Moggio, puso como ejemplo que hay momentos en que a los canastos de basura ubicados sobre los balnearios los tapa el agua de la creciente, y gran parte de su contenido va a parar al curso.

Según la entidad, las bocas de tormenta de Patagones descargan directamente al río, sin ningún tipo de sistemas de retención de basura. Sumado esto a que cuando se producen grandes lluvias tienen problemas con los colectores cloacales que en general rebalsan y, por las pendientes de la ciudad, toda esta agua servida escurre directamente al río.

Otra situación que puede revertirse con facilidad, a su criterio, es lo que acontece con los cestos de residuos de la zona costera. Éstos son insuficientes y además se encuentran, en algunos casos, apoyados en el suelo y son arrastrados por el río con la suba de la marea o inundados perdiendo su contenido en las aguas. Instalándolos elevados a una altura tal que no llegue la marea estaría solucionado.

En Viedma, una situación particular se da en la zona de los “carritos gastronómicos” donde gran parte de la basura que generan éstos queda en el suelo siendo arrastrada por el viento o el agua al río.

Por otro lado, estiman importante llevar adelante una campaña de concientización en la población a fin de reducir al mínimo los residuos que se arrojan y recordar la importancia que tiene cerrar bien las bolsas de residuos y sacarlas en los días y horarios que corresponda.

Los comerciantes creen importante realizar una “campaña de concientización” a fin de reducir al mínimo los residuos que se arrojan al río Negro.

Gentileza Diario Río Negro