Río Negro (EPatagonicas) 17 de Julio. – El dirigente ambientalista e integrante de la Asamblea por la Sanidad del Cuenca del Lago Nahuel Huapi y los Ríos Limay, Neuquén y Negro, Elvio Mendioroz, expresó su rechazo al proyecto de trasvasamiento de las aguas del río Negro al Colorado.

Mendioroz Indicó que estas obras no sólo no son soluciones sino que tapan los verdaderos problemas, “que están envenenando las cuencas”. Indicó que “lo que hay que hacer es renaturalizar la cuenca del río Colorado”, mencionando que cuando Mendoza se empezó a quedar con el agua de los afluentes del Atuel y del Colorado “ni La Pampa, ni Río Negro, ni Buenos Aires se quejaron”.

Mendioroz destacó que “hay indolencia e ignorancia” que hace que se contaminen o se haga un mal uso de las cuencas, subrayando que la contaminación petrolera en el río Colorado como las represas que bajaron el caudal del río Negro a un tercio han afectado indudablemente las cuencas como ecosistema.

Explicó que la salinización del río Colorado está en los orígenes, por sus afluentes, pero se ha agravado por el bajo caudal por la toma de Mendoza y por el calentamiento global que evapora las aguas e incrementa la salinidad.

Señaló que la baja del caudal por la intervención del hombre provoca en los ríos mayor actividad biótica, mayor calefacción del agua y mayor consumo de oxígeno, el río corre menos y proliferan las algas.

Dijo que es falso que se va mucha agua al mar, ya que “el río se ve ancho y caudaloso sobre Viedma y Patagones porque está contenido por el mar, pero si vamos a la zona de Guardia Mitre el caudal es mínimo y acá, cuando sopla el viento norte, frente a la isla La Paloma el río prácticamente se cruza caminando”.

Indicó que la intervención con las represas para generar energía eléctrica y ahora la habilitación al uso del agua para la explotación petrolífera son los que afectan el ecosistema de la cuenca del Negro. “Todas estas actividades se hacen a costa del río”, aseveró.

Señaló que por todo esto y por el avance del calentamiento global cada vez va a haber menos agua y una puja por su uso.

Criticó que ya hace muchos años junto al escritor Ramón Minieri denunció en Río Colorado los efectos de la contaminación petrolera y de todos esos usos “y nadie reaccionó”.

Expresó que con el aumento del consumo energético y de otras explotaciones no van a ser viables las cuencas, y temas como el trasvasamiento no sólo no son soluciones sino que con el tema de la salinidad tapan que lo fundamental es que están envenenando el río.