Jujuy (EP), 16 de Junio 2021.Asamblea de comuneros se declara en alerta ante proyectos de explotación minera en Jujuy.

Una asamblea pública de comuneros de diversas localidades de la Quebrada de Humahuaca y la Puna jujeña, unidos en la defensa del agua, se declaró hoy en alerta y rechazó el posible avance de proyectos de explotación minera en esas regiones la provincia de Jujuy.

El encuentro se realizó este mediodía en la plaza central de la comunidad de Tilcara y contó con la participación de múltiples activistas, integrantes de comunidades indígenas, investigadores y pobladores de la zona.

“Luchamos en defensa del agua y la Pachamama en su integridad”, definió Claudia Pérez, activista quebradeña, ante la asamblea organizada para rechazar posibles emprendimientos mineros.

“Según nos fuimos enterando, desde el pasado 6 de mayo serían más de 160 cateos en toda la provincia de Jujuy”, sostuvo.

“Se dieron concesiones por parte del gobierno de jujeño y están vigentes en el catastro minero de la provincia”, aseguró a Télam Pérez, por lo que afirmó que se mantienen en alerta por si en algún momento, “suben las máquinas y pretenden iniciar la explotación minera”.

De la reunión también participó la socióloga feminista Rita Segato, quien reflexionó sobre la lucha en contra de la megaminería y señaló que “el ejemplo es Potosí (Bolivia), ya que ese pueblo fue el más rico del mundo durante 50 años y verlo ahora duele el alma porque no quedó absolutamente nada”.

“Sin las minas americanas el capitalismo no hubiera podido dar su paso inicial -continuó-, no existiría. Ahora hay muchos Potosí, tengamos eso como guía”, advirtió.

Más adelante graficó que cuando se abre el mapa del mundo, “donde todavía queda algo de relación de reciprocidad entre los seres humanos y la tierra, es donde están las comunidades, donde están los pueblos, fuera de los pueblos no queda nada por eso están viniendo con la avaricia y codicia hacia acá”.

Por otra parte, una mujer de unos 80 años contó: “Mi primera infancia fue en una mina, mis padres trabajaron en Mina Pirquitas, somos oriundos de La Quiaca, digo esto porque dicen que la minería es una fuente de trabajo, pero no se acuerdan de que la minería mata de verdad”, afirmó.

“Nosotros, los niños de aquella mina estábamos contaminados con un 80 por ciento de plomo en nuestros cuerpos y gracias a mi abuelo pude curarme. Pero me dejó grandes secuelas, una de ellas fueron mis problemas en los embarazos”, refirió finalmente en relación a los efectos nocivos de la minería a cielo abierto.

La Asamblea en Defensa del Agua busca conseguir la mayor adhesión de la comunidad provincial, nacional e internacional, ante el mínimo avance de emprendimientos mineros en comunidades ubicadas en las alturas de Jujuy.

Fuente: Grupo La Provincia