Río Negro (EP), 21 de septiembre 2020. Esto será una realidad de aprobarse un proyecto de ley que presento la Legisladora Julia Fernández del Bloque JSRN.

El objetivo del proyecto es la reducción progresiva y prohibición de la utilización y comercialización de los plásticos de un (1) solo uso en las Áreas Naturales Protegidas provinciales. La Secretaría de Ambiente, Desarrollo Sustentable y Cambio Climático de la provincia será la autoridad de aplicación de la presente iniciativa.

Un Área Natural Protegida, es una superficie de tierra y/o mar especialmente consagrada a la protección y al mantenimiento de la diversidad biológica, así como de los recursos naturales y los recursos culturales asociados. Han sido reconocidas por la comunidad científica, la opinión pública y las autoridades como de alto valor patrimonial, en donde la conservación de la naturaleza es su objetivo principal y son especialmente sensibles al impacto de las actividades humanas.

Los plásticos de un solo uso son productos diseñados para ser utilizados una sola vez antes de ser desechados o reciclados y representan el 62% de todos los plásticos que producimos y consumimos. Es la categoría que más impacta en la corriente de residuos y, por ende, la más urgente a tratar. Por su corta vida útil, son los de mayor impacto ambiental y una vez que son desechados tienen mayor resistencia (por su condición y composición química) para desintegrarse.

La restricción de sorbetes en restaurantes o la prohibición de entregar bolsas de polietileno en mercados forman parte de una tendencia mundial que incluye a Argentina para buscar una solución a la contaminación del plástico, propuesta que debe contemplar un camino de transición para la industria y poner el foco en la Educación Ambiental.

Cada minuto se compran un millón de botellas de plástico y se usan 500.000 millones al año, mientras que casi una tercera parte de todos los envases de plástico salen de los sistemas de alcantarillado y ocho millones de toneladas acaban en los océanos cada año, amenazando a la vida marina, de acuerdo con estimaciones de la ONU. 
En esta línea, la cuarta asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente fue en busca de un acuerdo global para “reducir el consumo de plásticos de un solo uso”.

De acuerdo a lo informado por la Dirección Ejecutiva del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), “Los envases plásticos representan casi la mitad de todos los residuos plásticos a nivel mundial, y muchos de ellos son desechados después de haber sido utilizado tan solo unos pocos minutos.”.

El Rio Negro, desde la Secretaría de Ambiente, Desarrollo Sustentable y Cambio Climático, y particularmente desde el Área de Educación Ambiental, se realizan distintas acciones tendientes a desarrollar y promover en los ciudadanos rionegrinos una conciencia ambiental crítica, articulando con las áreas de Educación Formal, No Formal e Informal.

El sistema provincial de Áreas naturales Protegidas está actualmente compuesto por un total de catorce Unidades de Conservación, que se extienden formando un mosaico sobre diferentes regiones biogeográficas de la provincia de Río Negro: Área Natural Protegida “Punta Bermeja”; «Caleta de Los Loros»; «Bahía de San Antonio»; «Complejo Islote Lobos»; “Puerto Lobos”; «Meseta de Somuncura»; “Río Azul – Lago Escondido”; “Río Limay”; “Valle Cretácico”; “Parque Provincial Azul”; “Bosque Petrificado de Valcheta; “Cipresal de las Guaitecas”; Paisaje protegido “Camino La Luisa”; y “Lagunas de Carri Laufquen”.

El problema no es el plástico sino el uso indiscriminado y descartable que hacemos de ellos ya que son económicamente muy rentables por su bajo costo. Además, sus dimensiones reducidas y su ligereza dificultan el tratado de los mismos en plantas de reciclaje porque las pinzas de las máquinas no llegan a agarrarlos para procesarlos. La composición química y el bajo valor económico del material virgen tampoco hacen que sea económicamente atractivo reciclar los plásticos de un solo uso. Es por eso que este tipo de descartables no se recicla y se convierte en desechos que luego terminan en nuestros mares y territorios.

La presente iniciativa propone establecer criterios específicos para reducir y posteriormente prohibir la comercialización y ofrecimiento, en los establecimientos comprendidos dentro de las áreas protegidas de los productos elaborados en su mayoría por plásticos de un solo uso.

Gradualmente se realizarán capacitaciones correspondientes, y en el plazo de un año se establecerá la prohibición.

El proyecto prohíbe la utilización, la distribución y comercialización en todas las áreas protegidas, de los siguientes productos plásticos de un (1) solo uso:

1)    botellas, vajilla, utensilios plásticos, comprendiendo vasos y sus accesorios, platos, tazas y sus accesorios, cubiertos, bandejas, recipientes alimentarios con sus accesorios, sorbetes, agitadores de bebidas y palillos o escarbadientes de plástico;

2)    las varillas de plástico destinadas a ser adheridas o utilizadas como soporte de objetos descartables como globos y los soportes de plástico utilizados para el consumo de helados tipo “palito”;

3)    los hisopos y cotonetes realizados con plástico no compostable;

4)    las bolsas plásticas no reutilizables, entendidas como bolsas de polietileno u otro material plástico convencional, no compostables, livianas, con un espesor menor a CINCUENTA micrones (50), tipo camiseta y tipo rectas conocidas también como “de arranque”;

productos cosméticos y de higiene oral con micro perlas o micro esferas de plásticos; y

Cualquier otro producto elaborado con plástico de un(1) sólo uso.

Se establece una capacitación obligatoria para el otorgamiento o renovación de concesiones y permisos dentro de las Áreas Naturales Protegidas. Las personas que actualmente sean concesionarios o titulares de permisos de establecimientos o comercios dentro de un Área Natural Protegida, tendran el plazo de un (1) año desde la entrada en vigencia de la presente, para adecuar los procesos y disponer el cese definitivo de la utilización de plásticos de un (1) sólo uso.

Fuente: Legislatura de Rio Negro