Europa (EP), 02 de septiembre 2021. Repsol ha completado con éxito en su Complejo Industrial de Petronor (España) la fabricación del primer lote de biojet del mercado español producido a partir de residuos. Se trata de un hito relevante en la producción de combustibles con baja huella de carbono y supone una evolución en la descarbonización de los combustibles para transporte aéreo, un segmento donde la electrificación no es viable por el momento.

El primer lote de biojet producido en el Complejo Industrial de Petronor de Bilbao, España, se ha obtenido a partir de residuos, un combustible sostenible para la aviación. El lote evitará la emisión a la atmósfera de 300 toneladas de CO2, el equivalente a 40 vuelos Madrid-Bilbao.

El lote consta de 5.300 toneladas de combustible y cumple con los estrictos requisitos de calidad del producto y con las condiciones de sostenibilidad de la cadena de producción, logística y de comercialización. Su uso evitará la emisión de 300 toneladas de CO2 a la atmósfera, el equivalente a 40 vuelos Madrid-Bilbao.

Se trata de la tercera producción de biojet en España realizada por Repsol tras la fabricación de otros dos lotes en las refinerías de Puertollano y Tarragona, a mediados de 2020 y principios de 2021 respectivamente, donde se utilizó biomasa como materia prima. En el lote fabricado recientemente se han utilizado, en cambio, residuos como materia prima, integrando así herramientas de economía circular en el proceso. De este modo se mejora la gestión de los residuos, transformándolos en productos de alto valor añadido como los combustibles de baja huella de carbono. Es un ejemplo más de la evolución de los complejos industriales de Repsol para transformarse en polos multienergéticos, capaces de generar productos de baja, nula o incluso negativa huella de carbono.

Fuente Comunicarse