Buenos Aires (EPatagonicas) 21 de Septiembre. – Conscientes de la necesidad de colaborar con el cuidado del medio ambiente y eliminar toda barrera discriminatoria hacia personas con capacidades diferentes, las bocas de expendio apuestan a ser más eficientes en lo que a responsabilidad social se refiere.

YPF Nordelta: cuenta con dispositivos de ahorro energético y recuperación de agua

El desarrollo sostenible es una de las premisas en las que se enfocan las nuevas estaciones de servicio. La búsqueda permanente por generar un ambiente amigable con el ecosistema y abolir todo tipo de obstáculo para personas con capacidades diferentes es una tendencia que se va afianzando, al punto que los nuevos emprendimientos son impensables sin estos atributos.

Todas las empresas que participan de la actividad cuentan con una doctrina en este sentido. Petrobras, por ejemplo orienta su gestión en ocho directrices que abarcan la responsabilidad social como eje cardinal, implementando sus compromisos de acuerdo con los principios del Pacto Global de la ONU.

Otro de los postulados de la compañía es el respeto y apoyo a los derechos humanos reconocidos internacionalmente, a la diversidad humana y cultural de su fuerza de trabajo y patrocinar la erradicación del trabajo infantil, esclavo y degradante

AXION energy, por su parte pone principal foco sobre este eje incorporando nuevas tecnologías en sus operaciones para reducir las emisiones de gases. En sus estaciones de servicio la empresa cuenta con dispositivos que disminuyen el uso del agua hasta un 30 por ciento y el de energía eléctrica de iluminación hasta un 90.

YPF, en tanto, es pionera en este tipo de prácticas. Su estación modelo ubicada en Nordelta cuenta con una superficie verde de aproximadamente 1.100 m2; un sistema de galerías con parasoles que aportan sombra al perímetro; y tratamiento de aislamiento térmico en los muros, fachadas y cubiertas mediante la utilización de doble vidriado hermético y carpinterías especiales, virtudes que ayudan a reducir el consumo energético que demanda la climatización de los interiores.

En el aspecto paisajístico, el foco está puesto en el cuidado de la naturaleza y el entorno natural a través de la reforestación y aplicación de especies autóctonas, y la utilización de colores claros y de baja reflectancia en las pérgolas de sombra, pavimentos, sombrillas y mobiliario, para contrarrestar la emisión de calor de la superficie edificada.

Asimismo toda la madera utilizada en revestimientos y mobiliario interior es certificada, lo que garantiza su origen de bosques de reforestación. En la tienda Full, también hay presencia de madera ecológica, reciclada.

La estación recupera el 100 por ciento de drenaje del techo y el 50 de la playa de maniobras. El proceso consiste en almacenar el agua pluvial en un tanque de reserva de 11.000 litros que luego se reutiliza mediante bombeo en el sistema de riego por goteo de la cubierta superior. El excedente pluvial retroalimenta el sistema de lagunas.

La estación también cuenta con un sistema de tratamiento de aguas grises. Los desagües secundarios (piletas y duchas) se canalizan hacia un pozo de bombeo para ser tratadas en una planta de filtrado y recuperadas para la alimentación de válvulas de descarga de inodoros y mingitorios. Además, los núcleos sanitarios de toda la estación poseen válvulas de doble descarga y griferías de corte automático, lo que colabora con el de ahorro de agua.

Para propiciar el ahorro de consumo de energía eléctrica, el edificio optimiza desde el proyecto la utilización de la luz natural. El aporte tecnológico de vanguardia, conformado por 72 paneles solares fotovoltaicos, capaz de generar hasta 8 KW/h en hora pico, que se traduce en un ahorro aproximado del 2,5 por ciento de la energía anual consumida.

En el caso de Shell, la responsabilidad operativa se apega estrictamente a sus valores básicos de honestidad, integridad y respeto por la gente, lo que permite además reducir el impacto ambiental de sus actividades. “Es la clave para ayudar a satisfacer el desafío energético mundial de una manera sustentable”, señalan desde la empresa.

Oil Combustibles también enfoca sus políticas de gestión ambiental en impulsar las mejores prácticas en los procesos productivos. “Velamos por la preservación del medio ambiente en las comunidades donde llevamos a cabo nuestras operaciones y con ese objetivo realizamos inversiones y encaramos proyectos innovadores que minimicen el impacto ambiental e incrementen la seguridad en nuestras actividades”, aseguran.