Río Negro (EP) 12 de Abr. –  Concejales, legisladores, sindicalistas, referentes de entidades ambientalistas y vecinos de la ciudad participaron de la intervención en la plaza Alsina.

Demandaron garantías por el saneamiento de las aguas. A nivel local el daño ambiental del río es motivo de amparos y recientes sentencias judiciales.

Viedma y Patagones también pidieron que no se vuelquen más líquidos cloacales al río Negro. La “movida” del denominado “Inodoro tour” tuvo su capítulo en el Valle Inferior, donde la cuestión ambiental cala profundo, fundamentalmente desde que se anunció el fallido proyecto de instalación de una planta nuclear en la costa rionegrina.

Decenas de vecinos y autoridades pasaron por la plaza Alsina, haciendo conocer su reclamo de que cese la contaminación del río. Concejales, legisladores, sindicalistas, referentes de entidades ambientalistas y vecinos de la ciudad estuvieron en plaza Alsina manifestando un fuerte reclamo hacia los gobiernos municipal, provincial y nacional para que garanticen el saneamiento del río.

La acción de ayer, impulsada por el diario “Río Negro”, se dio en momentos en que la Justicia Federal analiza una ampliación de un recurso de amparo cuya sentencia ya ordenó a las empresas de aguas de Río Negro y de Buenos Aires que arbitren todas las medidas necesarias para mejorar las redes y el funcionamiento de las plantas depuradoras de Viedma y Patagones.

La reciente presentación judicial, por parte del legislador Nicolás Rochás y la edil Evelyn Rousiot, se dio luego de que un vecino de la ciudad detectara un importante vertido directo de efluentes a través del sistema pluvial originado aparentemente en alguna falla en el bombeo de la red cloacal.

Al mismo tiempo, las autoridades provinciales rionegrinas avanzan con la licitación para el traslado de la actual planta depuradora a un punto alejado del río, prometiendo volcado cero. A su vez, desde Patagones, el gobierno municipal anuncia gestiones para trasladar la planta de esa localidad a otro sector, con mucho menor impacto en el curso de agua.

Ayer, solamente referentes de la oposición estuvieron en plaza Alsina. Los gobiernos municipales a ambos lados del río y el gobierno provincial no enviaron a ningún referente para tomar contacto con la situación.

Por su parte, vecinos de la ciudad que circularon por ese sector céntrico se sumaron al reclamo anticontaminación y manifestaron su preocupación al respecto.

Rubén Domínguez, un chofer de colectivos de la localidad, se quejó de que “nadie hace nada, mi hijo rema y vemos siempre la contaminación a pesar de que los análisis dan bien. Es responsabilidad de todos, desde los que vamos a pescar y tiramos mugre hasta las autoridades que tienen que controlar que no se viertan desechos cloacales”.

Por su parte, Juan Muñoz, un ingeniero que trabajó algunos años en el DPA, se mostró optimista. “Es cierto que trabaja mal la planta, revirtiendo eso se solucionaría el problema”, admitió.

De la misma manera, decenas de habitantes de la comarca dejaron su mensaje pidiendo medidas que eviten la polución.

Gentileza Diario Río Negro