Buenos Aires (EPatagonicas) 23 de Marzo. – Los empresarios fueron invitados a la reunión que organizó para hoy la Cámara de Comercio Argentino-Americana (AMCHAM) en La Rural, en el marco de la visita del presidente estadounidense Barack Obama. Se trata de los ejecutivos que trabajan en las compañías socias de esa entidad y que, desde hacía varios años, no lograba reunir a tantos referentes en un mismo espacio. Hay expectativa por los nuevos negocios que pueden abrirse en la Argentina hacia adelante.

Las esperanzas se centran, sobre todo, en los rubros de inversiones en infraestructura y en la radicación de inversiones de empresas multinacionales, especialmente en las áreas en donde se generen fuentes de trabajo que produzcan alto valor agregado.

La medida de la relevancia que tiene este evento está dada por la presencia de Penny Pritzker, la Secretaria de Comercio de los Estados Unidos, que es la funcionaria de mayor rango que integra la comitiva del presidente Obama. Su discurso es muy esperado porque allí estarán las señales sobre qué tan rápido quiere avanzar Estados Unidos en la recomposición de las relaciones comerciales, que fueron deteriorándose sin pausa en los últimos años.

Estados Unidos suele -y solía, en otros casos- ser el principal destino de varios productos argentinos. A tal punto que en 2008 lograron colocarse en ese mercado ventas por más de $5.200 millones. Pero desde entonces, se ingresó en una curva decreciente que apenas registró un repunte en 2011 y que, luego, fue siempre para abajo. A tal punto que en 2015 las exportaciones a ese país fueron de sólo US$ 3.382 millones, el peor índice de los últimos 12 años, tal como viene informando iProfesional.com.

En participación la pérdida se puede describir así: mientras en 2011 Estados Unidos compraba el 11% de todo lo que la Argentina exportaba, el año pasado ese índice cayó hasta el 5%. Algunos de los productos tradicionales de exportación argentinos, como la carne, combustibles y derivados del petróleo, que en 2005 ocupaban tres de los primeros cinco puestos del ránking de ventas hacia ese país, hoy ya no tienen ese espacio.

Si se analizan las importaciones, la situación tampoco benefició a la Argentina porque, también en los últimos años, se registró el mayor déficit comercial bilateral de la historia que, en 2015, alcanzó un rojo de US$ 4.300 millones.

Desde que asumió en su cargo, el presidente Mauricio Macri ha venido insinuando que le interesaría explorar un camino de intensificación en las relaciones comerciales y, si bien confirmó su deseo de que la Argentina permanezca en el Mercosur, también elogió los caminos elegidos por países como Chile, que han firmado un tratado de libre comercio con la potencia del norte.

La otra cumbre

La agenda prevista para la reunión en La Rural se concentrará en cuatro grandes ejes: el primero hará foco en las oportunidades en los segmentos de tecnología y servicios informáticos y emprendedorismo, donde se destacará la palabra de los CEO de las filiales argentinas de empresas como IBM, Google y Microsoft. Y de la que también será parte MercadoLibre como ejemplo del talento que posee el país en esta actividad.

El segundo pilar se concentrará en lo vinculado con infraestructura, principalmente ferroviarias, viales y todo lo relacionado con el transporte. La necesidad de resolver gruesos problemas de infraestructura de todo tipo, especialmente en las zonas de influencia de las economías regionales, resulta vital para que esas zonas agreguen un nuevo factor de competitividad. En este panel intercalarán empresarios, ministros y funcionarios nacionales.

La energía será el tercer núcleo del encuentro de este miércoles. El ministro de Energía, Juan José Aranguren, expondrá sobre la Política Energética Nacional. Y, acto seguido, tendrán la palabra referentes del sector público y privado que abordarán tanto los temas de energías tradicionales como renovables.

El cuarto punto girará en torno a la competitividad y el clima de negocios que habrá sido anticipado por la palabra de la secretaria de Comercio de los Estados Unidos. Ese panel será moderado por la funcionaria de ese país y contará con la participación exclusiva de CEOs locales e internacionales.

Estos cuatro ejes serán precedidos, en el inicio, por la palabra de apertura de Juan Vaquer, presidente de Amcham, y luego por el ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat-Gay. A media mañana hará lo propio el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, y por la tarde, el de Producción, Francisco Cabrera. Al mediodía habrá un almuerzo en el restaurant Central de La Rural del que serán parte los gobernadores de Córdoba, Juan Schiaretti, de Neuquén, Omar Gutiérrez, de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Santa Fe, Miguel Lifschitz.

El encuentro de la comunidad empresaria también estará signado por el avance del acuerdo de los holdouts, considerado por el Gobierno de Mauricio Macri, como el último obstáculo a superar para que la Argentina quede parada ante el mundo como una nación abierta y respetuosa de los compromisos que asume.

Y en este marco no será indiferente, además, la situación institucional y económica de Brasil, que siempre impacta en la Argentina. La inestabilidad en la que hoy se encuentra sumido el mayor socio del Mercosur podría ser, en ciertos rubros económicos, una oportunidad para que, eventuales inversiones en análisis para Argentina o Brasil, terminen decidiéndose para este lado debido a las piedras fundamentales que el actual gobierno quiere imprimirle a su gestión. Entre ellas, las de la confianza y de la estabilidad de los ambientes de negocios a mediano y largo plazo.