Buenos Aires (EPatagonicas) 17 de Agosto. – El proceso de venta de los activos de Petrobras se extendió hasta fin de mes. Las petroleras interesadas tendrán dos semanas para definir cómo estructurar la operación y con qué financiamiento.

YPF, Pan American Energy, Techint, Oil Combustibles y Pluspetrol son quienes compiten por obtener las áreas petroleras que la empresa estatal brasilera vende en Argentina.

El plazo para presentar las ofertas económicas por Petrobras Argentina (PESA) vencía el 15 de agosto, pero por pedido de los participantes en el proceso de venta, el banco norteamericano Evercore Partners accedió a prorrogarlo hasta el viernes 28.

Las petroleras interesadas tendrán dos semanas para definir cómo estructurar la operación y con qué financiamiento. Para YPF, la empresa que a priori parece con mayores chances de resultar vencedora, es un punto clave.

Petrobras Argentina, según la nota publicada por Paola Quain y Nicolas Gandini en Perfil, tiene una valoración bursátil de US$ 1.270 millones, según su cotización en Wall Street. La casa matriz en Brasil, Petroleo Brasileiro SA, controla el 62,7% del paquete accionario. Las petroleras interesadas podrían ofrecer entre 700 y 900 millones por ese porcentaje.

Por el resto, que cotiza en las bolsas de Buenos Aires y Nueva York, deberán hacer una oferta pública –una especie de OPA- a los accionistas individuales, tal como establece la Ley de Mercado de Capitales impulsada por el oficialismo en 2013 cuando una compañía listada en la CNV cambia de control.

“YPF debe conseguir la autorización del Banco Central (BCRA) para girar divisas al exterior. No es sencillo en función de la situación cambiaria de la Argentina. Sus competidores, como Pluspetrol y PAE e incluso Oil, pueden levantar crédito internacional. YPF podría hacerlo pero precisa la autorización del Directorio y ese tema no se trató en la asamblea de la semana pasada”, señaló a Perfil un ejecutivo que participó en las negociaciones.

También resta resolver qué sucederá con la deuda financiera de Petrobras, que asciende a los $ 718 millones según el neto consolidado de caja en el último balance. Si bien es un número menor su Petrobras apunta a llevarse el flujo de caja actual en forma de dividendos, la deuda financiera superaría los US$ 200 millones.

Lo concreto es que Aldemir Bendine, presidente de Petrobras, quiere cerrar la salida de la Argentina antes del cambio de gobierno.

Desde lo burocrático no será sencillo: se precisa el aval de la Comisión Nacional de Defensa a la Competencia, que tardó casi tres años en aprobar la venta de la refinería de ExxonMobil (Esso) a Bridas (Axion Energy); de la Comisión Nacional de Valores y hasta de la Inspección General de Justicia (IGJ). En ese sentido, YPF corre con ventaja porque cuenta con el respaldo del Estado.

Si la petrolera estatal argentina logra quedarse con Petrobras, podría sumar cuantiosas reservas de gas, que equivalen al 10% del total de los depósitos probados de Neuquén y un 50% de los recursos.