Chubut (EP) 07 de Mar. – Un informe privado indica que se perdieron 23 mil empleos entre diciembre de 2015 y el mismo mes del año pasado. Un escenario complicado.

Que la región patagónica no estuvo al tope de las prioridades del Gobierno de Mauricio Macri no es una novedad. Ni siquiera el pomposo lanzamiento del “Plan Patagonia” alcanzó a cambiar esa percepción.

Ahora se sabe, según un estudio de la consultora chubutense E&M Patagonia, que el 53% de los empleos en blanco perdidos durante el año pasado pertenecen a las provincias patagónicas.

Chubut fue la menos castigada: perdió 2.825 empleos en blanco el año pasado, contra 3.895 de Neuquén; 4.065 de Río Negro; 5.994 de Santa Cruz; y 6.227 de Tierra del Fuego.

Sólo hubo un distrito que perdió más empleo que las provincias patagónicas: la Provincia de Buenos Aires, que resignó 14.421 puestos en blanco.

E&M Patagonia elaboró un ranking de regiones argentinas, sobre cantidad de empleos en relación de dependencia perdidos, en base a datos oficiales del Ministerio de Trabajo de la Nación. “Tomando en cuenta todos los trabajadores privados inscriptos en el país, y al hacer una comparación interanual, se advierte una contracción superior a los 52.000 trabajadores asalariados formales con respecto a diciembre del año anterior”, señala Julio Ibánez, director de la consultora.

“De estas pérdidas, la Patagonia aporta más de la mitad de personas, llegando al 53%. Esto quiere decir que de cada dos trabajadores que fueron despedidos entre diciembre de 2015 y diciembre de 2016, uno fue de la región patagónica”, agrega Ibáñez, un especialista en estadísticas y mercados de la Patagonia.

“Este dato es más desalentador –agrega- si además del número absoluto se toma en cuenta que esta región del país aporta tan sólo el 6,59% de la cantidad de trabajadores privados activos (era el 7% en 2015). Por lo tanto, se puede afirmar que las provincias patagónicas fueron claramente las más castigadas, proporcionalmente, en las caídas de puestos laborales del sector privado de toda la Argentina durante 2016”.

Según el trabajo de E&M, analizando el número actual de trabajadores activos y los empleos perdidos en el año, en la Patagonia se dejaron en el camino un total de 23.006 trabajadores netos, sobre un total de 408.859 obreros activos en blanco en el último mes disponible, lo que representa un 5,63% de la masa total.

Haciendo este mismo cálculo para el total país, y contabilizando que en noviembre de 2016 se registraron en el país alrededor de 6,2 millones de trabajadores asalariados en el sector privado -según la Subsecretaría de Políticas, Estudios y Estadísticas Laborales del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación-, esta caída es del 0,7%. “Por lo tanto, hay una brecha de ocho veces entre la Patagonia y el promedio nacional”, señala Ibáñez.

Los sectores más castigados porcentualmente fueron los de Minas y Canteras (en donde se incluye a los petroleros), con una caída del 6,3%; las industrias manufactureras (-3,8%) y la construcción (- 3,6%).

Fuente Diario Jornada