Buenos Aires (EP), 25 de Ene 2021. Se trata de Ternium, empresa que integra el Grupo Techint. El caso puede tener repercusiones en los acuerdos firmados en el T-MEC sobre el sector automotriz.

El gobierno de López Obrador abrió una investigación por presuntas prácticas de comercio desleal contra Ternium, empresa que pertenece al Ceo de Techint Paolo Rocca.  Se trata de un caso que puede tener repercusiones en los acuerdos firmados en el T-MEC sobre el sector automotriz y que complica a la siderúrgica en medio de sus planes por lograr reducir las regulaciones en exportación de acero por parte de la Secretaría de Economía, como relató LPO.

La investigación fue interpuesta por ArcelorMittal contra la siderúrgica que dirige Máximo Vedoya, bajo el argumento de que ésta no ha sido transparente en cuanto a la información de precios en el mercado interno sobre sus importaciones de planchón de acero al carbón. Esta solicitud fue aceptada el pasado 21 de septiembre, como se observa en el Diario Oficial de la Federación.

La expectativa es que pueda resolverse este año por la importancia del tema. Resulta que se trata de un producto utilizado para la fabricación de automóviles. Su relevancia se enmarca dentro del acuerdo de reglas de origen en el tratado comercial, que explicita que el 70% del acero tiene que ser colocado en la región.

“Ahora es todavía más importante que se produzca el acero en la región y evitar una competencia desleal, porque entonces habrá una competencia menor en los productos y eso afectaría a la industria automotriz en cumplir con la regla de origen del TLCAN”, explicó en diálogo con LPO Francisco Quiroz, ex secretario de Minería.

El experto explicó el contexto en que ocurre esta investigación, que refiere a importaciones provenientes de Rusia y Brasil: “En general estos países ya han incurrido en estas prácticas en el pasado porque han recibido apoyo de sus gobiernos. Pero sobre este tema en particular habría que revisar el periodo de investigación”, señaló.

Para el experto hay un elemento que se puede poner a consideración: el daño a la comunidad de origen. “Muchas veces algunas comunidades dependen de estas empresas siderúrgicas, como es el caso de Michoacán -donde se encuentra la planta de ArcelorMittal-, por lo que se puede argumentar que existe un daño irreparable”. Par el experto, este argumento tendría mucho peso en la investigación que desarrolla Economía.

En ese sentido, una salida a tomar en tanto se llega a una resolución definitiva podría ser la imposición de una cuota compensatoria, la cual depende de los márgenes de la empresa. Y es que el experto señala que una investigación de este tipo puede tomar hasta más de un año en resolverse, más si se requiere hacer una reconstrucción de costos.

Fuente https://www.lapoliticaonline.com/