Buenos Aires (EP), 3 de Mayo 2022. Los directivos de las dos productoras más grandes de Argentina ven oportunidades exportadoras de crudo y gas en el salto de paradigma.

Las compañías petroleras integradas de la Argentina ya iniciaron su proceso de transición para la reducción de las emisiones de sus propias operaciones, y liderar la contribución a la descarbonización de la economía local y regional y su desarrollo futuro. Apuestan, de esta manera, al crecimiento de su participación en el mercado energético multiplicando su producción en los próximos años pero incorporando los compromisos con la reducción de emisiones. Así lo plantearon Sergio Affronti, CEO de YPF, y Marcos Bulgheroni, CEO de Pan American Energy, al participar hoy de la Experiencia IDEA Transición Energética que se desarrolla en la ciudad de Neuquén.

“La transición energética forma parte de la estrategia de YPF y de su modelo de innovación y lo estamos desarrollando en tres dimensiones. La primera relacionada con la descorbonización del core bussines del oil and gas, la segunda a través de generación de energías renovables y la tercer que llamamos nuevas soluciones energéticas”, explicó Affronti en el panel que fue moderado por el presidente del IAPG, Ernesto López Anadón.

En ese sentido, el directivo de la compañía de mayoría estatal aseguró que la actual conducción de la empresa trabaja para “ser una compañía low cost y low carbon, lo que implica el compromiso con la transición”. La proyección es duplicar el tamaño de la compañía en 5 años de 225.000 barriles a 450.000 barriles de producción en cinco año años, lo que nos va a permitir exportar 135.000 barriles luego de abastecer el mercado local. Pero también multiplicar por 1,5 veces la producción actual de YPF. “Pero para hacer todo esto también tenemos que trabajar distinto”, aseveró Affronti.

El CEO de YPF definió a la transición “como uno de los principales desafíos en nuestros tiempos a nivel global. Este proceso no es ni va a ser homogéneo, sino que va a tener distintas velocidades en función del punto de partida de los distintos países, las regiones y continentes; en función del grado de desarrollo, de cuales son los recursos naturales y energéticos, y cuál es el impacto que la actividad tiene en cada país, pero considerando el concepto de seguridad energética”.

“Emitir energía cada vez mas limpia sin dejar a nadie atrás, y esto significan oportunidades de negocios muy importantes”, enfatizó Affronti.

Por su parte, Bulgheroni resaltó que “no hay que ponerle fecha de vencimiento a ninguno de los recursos que tiene la Argentina, hay que promover todos, hay que jugar todos los partidos del gas del litio, de las renovables. No es posible saber hoy cuál va a ser la tecnología que en el futuro va a predominar, y pero la gran ventaja es contar con todos estos recursos”.

En esta canasta energética “el gas permitió tener esta matriz de desarrollo con emisiones relativamente bajas y tiene que ser una prioridad. Se viene hablando de grandes proyectos de GNL, del gasoducto a Brasil para promover la exportación de gas y hay una gran tarea por delante en el desarrollo de esta política energética argentina dentro de esta región que tiene su dinámica y desde la industria tiene que ser protagonista, como parte de la solución y no del problema”.

Sobre el rol de las compañías petroleras en el proceso de transición energética, el CEO de PAE entendió que “el problema no tiene que estar centrado en que una industria sea el malo de la película, sino en bajar las emisiones. Neto Zero de emisiones implica que va a haber emisiones y para que sea compatible con el cambio climático hay que invertir y desarrollar tecnologías como las de captura de carbono. Hay muchas transiciones energéticas y a diferentes velocidades, pero la Argentina parte de una base de emisión muy favorable, menos del 1 % global”.

Bulgheroni finalmente destacó que como parte del compromiso, la empresa inició en 2021 un proceso interno de revisión de emisiones bajo estándares mundiales y ya logró reducir en un 30% las emisiones de metano” de sus operaciones. “Vamos a seguir invirtiendo en tecnología para capturar aún mas estas emisiones y está en marcha una inversión de US$ 100 millones para reducir también en un 30% las emisiones de CO2 en la refinería de Campana, además de mantener el objetivo de llegar a los 2 Gwh de operación en renovables y la construcción de proyectos adicionales, porque en este compromiso hay oportunidad de negocios”.

Fuente https://www.mejorenergia.com.ar/