Buenos Aires (EP) 10 de Ago. – El índice que mide el JP Morgan acumula un ascenso de casi 14% en lo que va del mes. En tanto, el Merval repuntó 0,9% hasta las 26.926 unidades, tras perder un 8,7% en tres ruedas. Las subas las lideraron Banco Macro (+4,3%); Galicia (+3%); y Aluar (+2,8%).

En una rueda marcada por el mayor salto del dólar en más de un mes, el índice Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) ensayó este jueves un rebote técnico y avanzó un 0,9%, sin embargo los bonos en dólares no solo no lograron frenar su derrotero bajista, sino que acentuaron sus pérdidas, tal como reflejó una nueva escalada del riesgo país.

El índice que mide el JP Morgan se disparó un 3,9% hasta los 634 puntos básicos, su mayor nivel en 37 meses, lo que denota un nuevo derrumbe de confianza y la paciencia entre los inversores extranjeros ante los desequilibrios de la macro, potenciados por los ruidos políticos derivados de la “causa de los cuadernos” que desnudan la telaraña de corrupción que mezcla a exfuncionarios y empresas privadas.

Pese a ello, el panel líder – que venía de caer casi 9% en las tres jornadas previas- logró al menos un respiro este jueves y repuntó hasta las 26.906,28 unidades, de la mano de los papeles de algunos bancos y energéticas.

Así se destacaron las subas de las acciones de Banco Macro (+4,3%); Galicia (+3%); y Aluar (+2,8%), aunque bajo un volumen que sigue limitado y refleja aún operadores cautelosos (solo se operaron $ 595 millones).

Los activos del Macro fueron apuntalados por anuncio de un programa de recompra de acciones por $ 5.000 millones (para adquirir hasta el 5% de sus acciones por hasta un máximo de $ 158 por acción). “Es una clara señal de la percepción del directorio, y creemos que marca una clara zona de piso para el precio de la acción, mientras los mercados financieros locales e internacionales no vuelvan a desbarrancar”, dijeron desde Delphos Investment.

Para el analista Héctor Tavares, la Bolsa venía absorbiendo anticipadamente la caída de la actividad económica del tercer trimestre, y vinculó el rebote de este jueves por buenos balances del segundo trimestre. “No estuvieron equivocados aquellos Directorios que aplicaron sus excedentes financieros a la compra de sus propias acciones”, señaló.

En su opinión, y más allá de lo coyuntural, las recientes revelaciones “a la larga se favorecerá el mercado accionario, habida cuenta de que se descartará a los fundamentalistas en las elecciones de 2019”.

Mientras tanto, la “causa de los cuadernos” influyó esta vez en el mercado cambiario, estimulando la demanda por la divisa y llevando el precio del dólar minorista hasta los $ 28,71, su mayor valor en más de un mes.

Las revelaciones sobre los sobornos “son un tsunami porque son un cambio cualitativo, el hecho de que haya empresarios involucrados (…) Esto es irreversible y va a marcar la política desde otro punto de vista. Creo que de cómo evolucione esto y lo que pase en la economía en los próximos meses, vamos a ir viendo cómo evoluciona este panorama”, dijo Eduardo D’Alessio, titular de la consultora D’Alessio Irol.

Bonos

En el segmento de renta fija, los principales bonos en dólares (que cotizan en pesos) cerraron con resultados mixtos, mientras que los nominados en moneda dura sufrieron castigos de hasta 3,1%, en sintonía con el salto del riesgo país. Con las bajas en los precios de este jueves, ya todo el tramo medio y largo de la curva rinde entre 9,25% y 9,75% anual.

Entre los primeros, el Bonar 2024 ascendió un 0,2%, el Bonar 2020 cerró estable, mientras que el Discount bajo ley argentina cedió un 0,4%.

Entre los segundos, el Par se hundió 3,1%; el Argentina 2027, un 2,9%; y el Discount, un 2,3%. “Los desarmes de posiciones son agresivos, y así es que los bonos enfrentan una desfavorable posición técnica, habilitando ello espacio a sobrecastigos en las valuaciones, pero aun así los flujos mandan sobre los fundamentals en estos contextos”, comentó un analista.

Por el lado de pesos, se corrió la demanda de los bonos ajustables por CER y se vieron caídas de alrededor del 2 y 3%. Con respecto a las Lebac, nuevamente se volvieron a calentar las tasas al acercarse el vencimiento: agosto operó arriba del 50% anual, mientras septiembre sigue en niveles de 45%, dijeron desde el Grupo SBS.

El dólar se aproximó a los 30 pesos y marcó un nuevo récord

A la presión alcista que aportó la demanda doméstica se le sumó una oleada devaluatoria de las monedas emergentes que también afectó al peso argentino. El dólar trepó 6,3% en tres ruedas

Factores internos y externos contribuyeron a una rueda cambiaria complicada y con firme demanda y salto de cotizaciones. En bancos y casas de cambio del microcentro porteño el dólar escaló a los $29,80 para la venta, unos 23 centavos por encima del récord de cierre del pasado 28 de junio ($29,57).

En un nuevo valor máximo histórico el billete de EEUU acumula un incremento de 57,5% en menos de ocho meses transcurridos de 2018.

El salto del dólar también se observó en el mercado mayorista o interbancario, donde las empresas pactaron las transacciones a 29,25 pesos,  en un contexto de una mayor demanda para cobertura debido a la incertidumbre local y externa.

El Banco Central efectuó, por cuenta del Ministerio de Hacienda, una subasta de venta en contado de USD 50 millones. El precio promedio de corte se ubicó en $29,0058, siendo el mínimo precio adjudicado de 29 pesos.

El monto operado en el segmento de contado (spot) fue de USD 559 millones, mientras que en futuros se operaros USD 735,5 millones en el ROFEX más otros USD 23 millones en el mercado abierto electrónico.

El repunte del dólar fue acelerándose en las últimas ruedas. A los 20 centavos que sumó el miércoles, se adicionaron otros 47 centavos el jueves. Este viernes el alza fue de 1,10 peso. En las últimas tres jornadas, el aumento del tipo de cambio fue de 6,3 por ciento.

El rebrote de la demanda y las cotizaciones del billete norteamericano estuvo precedido por un mes de un dólar prácticamente estabilizado en el rango de 27,40/27,50 pesos mayorista, y apenas encima de los 28 pesos al público.

“Hubo una tranquilidad durante varias semanas y ahora sorpresivamente un peso arriba. El mercado en general se movió muy políticamente las últimas semanas, por cuestiones más vinculadas a la política que a temas económicos”, expresó Alejandro Bianchi, gerente de Inversiones de InvertirOnline.com.

La continuidad de elevadas tasas de interés en pesos en 40% anual, los fondos provistos por el acuerdo con el FMI y la oferta de Letras del Tesoro con tasas ya próximas a 5% en dólares ya no parecen ser una barrera de contención suficiente para una demanda que busca cobertura en la divisa al contado.

El dólar en la City subió un 3,8% este viernes y acumuló un alza de 6,3% en las últimas tres ruedas

La presión del exterior por la devaluación de otras monedas de países emergentes respecto del dólar y el “ruido” político por el escándalo de sobornos durante los gobiernos del Frente para la victoria, conocido por los cuadernos de un ex chofer oficial, incrementaron las dudas de los inversores, en particular del exterior.

Los fondos internacionales están deshaciendo posiciones en activos argentinos. La caída de precios de los títulos públicos argentinos nominados en dólares es notable y continua, y empujó al riesgo país a los 640 puntos básicos, el nivel más alto de la era Cambiemos, “marcando de esta manera su mayor nivel en 37 meses, lo que denota una caída importante en la confianza de los inversores tanto locales como extranjeros”, indicaron desde Research for Traders.

Señal de esta cautela inversora es que a pesar de una sensible alza de las tasas, Hacienda logró renovar el miércoles apenas 54% de los vencimientos de LETES, por unos USD 430 millones a un plazo de 182 días.

“No pretendamos que el dólar en Argentina esté quieto con este escenario de caída de monedas globales: el peso mexicano resta 1,7%; el real brasileño, un 1,6%, y la lira turca, un 17%”, afirmó el economista Diego Martínez Burzaco, director de MB Inversiones.

Martínez Burzaco explicó a Infobae que “lo que sucede hoy con el dólar en Argentina básicamente responde a lo que está pasando en los mercados emergentes y el epicentro está en la depreciación de la lira en Turquía, después de que Donald Trump autorizó duplicar los impuestos a las importaciones de acero y aluminio turco, con un trasfondo político y geopolítico, además de económico”.

“Esta desconfianza por los emergentes empezó en febrero pasado, tuvo una pausa en marzo y en abril, se profundizó en mayo y junio, y regresó en las últimas semanas. Entre estas economías, Argentina y Turquía son los  países considerados más vulnerables por sus desequilibrios macroeconómicos y de cuenta corriente”

“Las crisis en Turquía y Rusia, que se suman a las tensiones comerciales globales, afectan al resto de las divisas globales, impulsando la demanda de activos de EEUU”, apuntaron desde Research for Traders.

Gentileza Juan Pablo Marino – Ámbito – Infobae