Buenos Aires (EP), 30 de Sept 2022. La actualización de dos impuestos puede implicar un incremento en los valores del surtidor de entre 2,32% y 3,74%; los tributos estaban congelados desde 2021.

Luego de un año sin actualizar los impuestos a los combustibles, el Gobierno dio luz verde a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para que publique las nuevas cargas tributarias que las empresas refinadoras deberán cobrar a los usuarios cuando carguen nafta y gasoil desde este sábado. Esta actualización impositiva implica un incremento en los precios en surtidor de entre 2,32% y 3,74%, dependiendo del tipo de combustible. Si bien las empresas pueden absorber este costo y no trasladarlo a los consumidores, es difícil que ocurra en un contexto de 6% de devaluación e inflación mensual.

Con la necesidad de aumentar los ingresos fiscales para cumplir con la meta de déficit de 2,5% del PBI acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Secretaría de Energía, que conduce Flavia Ro- yón, decidió terminar con el congelamiento en la actualización de los impuestos a los combustibles líquidos (ICL) y al dióxido de carbono (IDC). Estos tributos, que son de suma fija sobre cada litro expendido, tendrán un aumento del 25,32%, sobre la base de los datos de inflación del primer y segundo trimestre de 2021, que no se habían aplicado.

Guillermo Lego, gerente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la república Argentina (Cecha), explicó que el incremento de los combustibles es de $4,92 en nafta y de $3,17 en gasoil. Esto significa una suba de 3,74% en los precios de la nafta súper de YPF, de 3,05% en la nafta premium y de 2,32% en el gasoil súper Las refinadoras, a su vez, podrían aplicar un incremento mayor para mejorar sus márgenes de rentabilidad, pero la decisión final la tendrá YPF, que es la líder del mercado, con el 55% de participación. Al ser un sector muy competitivo, las otras marcas -Shell, Axion y Puma Energy- suelen actualizar sus precios sobre la base de la estrategia de la petrolera con control estatal.

El esquema de actualización de impuestos es un tema de debate en el Gobierno. En la petrolera estatal buscan que se modifique y que se vuelva al régimen que había hasta 2016, cuando la gestión de Mauricio Macri lo modificó para establecer una actualización basada en la inflación del trimestre anterior. La idea del Gobierno es fijar un mecanismo de ajuste que se corresponda con el valor de las naftas, pero los constantes cambios de funcionarios y la imposibilidad de ponerse de acuerdo demoraron la implementación.

Los combustibles aumentaron por última vez el pasado 21 de agosto, cuando se aplicó una suba promedio de 7,5%. “El precio por litro de la nafta súper en YPF aumentó 45,5% en lo que va del año, frente a una inflación acumulada hasta agosto de 56,4%. Si además le sumamos la inflación de septiembre, que podría ser del 6%, la inflación de este año acumulada sería de 65,8%. En el mismo periodo, la nafta aumentó casi 20 puntos menos”, indicaron en el sector.

Fuente: La Nación