Buenos Aires (EP) 7 de Sept. – El último incremento de precios fue para muchos estacioneros la “gota que rebalsó el vaso”. Dispuestos a no ceder más rentabilidad aun a riesgo de perder ventas, decidieron dejar de aceptar las tarjetas de crédito para pagar combustibles.

Si bien no es una medida generalizada, la determinación va ganando cada vez más adeptos. Es que el cobro de la venta a los 28 días les provoca un desfasaje no solo financiero, sino también económico ya que les resulta imposible reponer las naftas o el gasoil que compraron antes del aumento.

“Son Estaciones de Servicio puntuales”, tranquiliza Gabriel Bornoroni, Presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles de la provincia de Córdoba (FECAC). “Por esta causa aún no se ha realizado un relevamiento para determinar cuántas se volcaron por esta opción”.

No obstante reconoce que el actual contexto resulta muy complicado para permitir esta herramienta de pago. “Estamos trabajando muy fuertemente para que las empresas de tarjetas entiendan que en los momentos que estamos viviendo es inviable la acreditación a ese plazo”, remarcó el directivo.

Por su parte, el especialista Cristian Bergmann afirma que “el perjuicio asciende al 62 por ciento del margen que el empresario percibe por su gestión comercial, que representa un quebranto promedio de $2,12 por litro ya que la reposición del combustible vendido con tarjetas se realiza a costo actualizado”.

Si además se incluyen los costos impositivos como el impuesto a los débitos y créditos y los aranceles que perciben las empresas emisoras, “el quebranto se amplía al 76 por ciento, lo que valorizado arroja $2,61 por litro. Estos números ponen de manifiesto la necesidad de que el costo financiero sea reconocido por las empresas petroleras a las Estaciones de Servicio, incorporándolo como un elemento en la fijación de los precios en surtidor”, enfatiza.

Por esta razón, los estacioneros se han reunido con el Ministro de Producción Dante Sica, quien se comprometió a buscar una solución. Vale destacar que en el caso de YPF, la compañía a través de un convenio con Visa, acredita el monto de la operación a las 48 horas.

De acuerdo a los empresarios del sector, el 40 por ciento de los despachos hoy se realiza a través de este medio.

Gentileza Surtidores