Buenos Aires (EPatagonicas) 13 de Mayo. – El Gobierno abrirá el debate por el ausentismo en los puestos de trabajo y la productividad en la industria. Lo hará a partir de la convocatoria del jueves que viene al Consejo del Salario Mínimo con la presencia de las principales cámaras empresarias y las cinco centrales obreras. Uno de los puntos que anticipa mayor controversia es la posibilidad de institucionalizar descuentos salariales por días de huelga, admitieron en el Gabinete económico.

Como anticipó este diario, la reunión del jueves que viene tendrá varios puntos de resolución inmediata: el nuevo piso salarial formal, que en el Ejecutivo esperan llevar de los actuales $ 6.060 a un valor cercano a 8.000 pesos (con un aumento en torno del 30 por ciento), y un ajuste extraordinario del subsidio por desempleo, de $ 400 a alrededor de 3.000 pesos. También los funcionarios aprovecharán la oportunidad para exhibir el anteproyecto de reforma del Impuesto a las Ganancias, con nuevas alícuotas y escalas, que según Mauricio Macri entrarán en vigor recién en 2017 pese a la postura del sindicalismo, que demanda su aplicación inmediata.

Los planes oficiales para el Consejo del Salario son, sin embargo, más amplios. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, se propuso incorporar temáticas reclamadas en los últimos años por el sector empresario pero recurrentemente postergadas por presión gremial, como la posibilidad de relacionar ingresos con productividad sectorial. Se trata de una variable que de manera aislada figura en los convenios colectivos de trabajo de algunas actividades industriales y que el año pasado incorporó también la Asociación Bancaria, al sumar un bonus salarial proporcional a la rentabilidad.

El otro eje sensible será el ausentismo. Sobre este punto el Gobierno no prevé resultados inmediatos sino la conformación de comisiones de trabajo permanentes entre gremios y empresas. Los funcionarios advirtieron que buscarán un desarrollo amplio de esa temática, tanto en casos como las adicciones y sus consecuencias en el ámbito del trabajo, o bien la pérdida de horas y días laborales como consecuencia de conflictos sindicales. Este último rubro anticipa una fuerte oposición del gremialismo que esgrimirá el estandarte del derecho inalienable de huelga y su rango constitucional.

La inclusión de ese debate en el Consejo del Salario, de todos modos, entusiasma al sector privado. “Siempre planteamos el tema de la productividad como una preocupación sectorial, y el del ausentismo como un problema generalizado que en algunas actividades supera el 10 por ciento. Si van a formar parte de la discusión lo celebramos”, le dijo a este diario el abogado laboralista Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la Unión Industrial.

Mientras que en el sindicalismo, por regla general, la insinuación de que el Consejo del Salario incluirá temas adicionales al piso de ingresos genera escozor. En reserva los gremialistas advirtieron que bloquearán cualquier medida tendiente, por caso, a bajar sueldos por días de huelga.

El laboralista Lucio Garzón Maceda, en cambio, se manifestó optimista frente al debate del jueves que viene: “todo lo que fortalezca el Consejo del Salario es bienvenido. Sobre todo si neutraliza otros organismos como el Consejo Económico y Social que suele reclamar la UIA y que apunta a licuar las paritarias”.