Buenos Aires (EP) 31 de Mayo. – En 60 días se conocerán los resultados de los estudios que el Ministerio de Ambiente está realizando para saber si el aumento del porcentaje de corte de etanol en los combustibles cumple con las normas de emisión. Impulsan el aumento de los porcentajes de mezcla con biocombustibles.

El Plan Alconafta Argentina nació en 1978 y su producción masiva comenzó tres años más tarde. A comienzos de los años ’80, la alconafta se comercializó en once provincias, con un corte del 15 por ciento. Tuvo una rápida expansión, impulsada por una exención del impuesto al combustible pero cayó en desuso poco después, debido al costo fiscal que generaba.

Cristina Kirchner quiso reflotarlo en 2013 para combatir el déficit energético y reducir las importaciones de combustibles. Así logró sancionar la Ley de Biocombustibles que hoy impone cortes de 12 por ciento para las naftas y 10 para el diésel.

Según un informe publicado por el diario Página 12, hay una idea de mínima de incrementar esa participación hasta donde sea posible sin afectar el funcionamiento de los motores convencionales como existe en Brasil. En este proyecto, están trabajando distintas dependencias del Gobierno, entre ellas Ambiente, Energía, Producción, Agroindustria y Transporte.

La resistencia está por el lado de las automotrices. Creen que un cambio tan radical no puede hacerse sin estudiar todas las consecuencias ni por una cuestión coyuntural de la sobreproducción de un sector. La posición más alarmista advierte que de llevar al sector a producir vehículos 100 por ciento a alcohol provocaría en el mediano plazo el traslado de las líneas de producción argentinas a Brasil, un país que es líder en esta tecnología y que, además, la produce a menores costos.

Desde el Gobierno minimizan esa posición y destacan que, hasta la caída de las exportaciones de 0 km a Brasil por su crisis interna, el 70 por ciento de los autos que se fabricaban en la Argentina tenían motores a alconaftas que eran importados desde Brasil y reexportados con el vehículo terminado. Pero al consultar a distintos funcionarios, la sensación que queda es que hay una decisión tomada. “Si nos cierra desde el punto de vista de las emisiones y del apoyo de las provincias, las automotrices tendrán que adaptarse“, dijo uno de los encargados del seguimiento de este plan.

De acuerdo a la versión periodística, no estaría definido si se adoptará el sistema brasileño -denominado Flex-, que trabaja con el máximo porcentaje de Etanol o el de Estados Unidos que funciona con 85 por ciento del alcohol hidratado. Algunos funcionarios ya estuvieron en este último país analizando cómo opera.

También hay otros interrogantes, ya que deberán convivir los nuevos vehículos a etanol y el parque automotor actual a nafta. En Brasil, de hecho, funciona así ya que algunos vehículos están equipados con motores para un corte de nafta del 18 al 27 por ciento. Esto podría obligar a que tenga que haber dos tipos de surtidores para atender a todo el mercado. Una alternativa sería la introducción del sistema Blending Pump que funciona en los Estados Unidos que el mismo surtidor realiza la mezcla según las necesidades.

Finalmente se destaca el ahorro, que es importante, ya que se podría abaratar el valor del combustible. Se calcula que el litro de alconafta tendría de costo (antes de impuestos) unos $9.

Fuente Surtidores