Buenos Aires (EP) 07 Feb. – La CAME pidió la reforma laboral oficialmente al Secretario de Trabajo Lucas Aparicio, en un intento de oxigenar esa agenda , después del fracaso con los textiles y los metalúrgicos. A su vez respaldaron la gestión de Mauricio Macri.

Tal cual lo había adelantado en Noviembre Gerardo Díaz Beltran la CAME empezó el año buscando instalar en la agenda la reforma laboral.

Durante el encuentro realizado en la Secretaría de Trabajo, el presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán, junto al secretario general, José A. Bereciartúa, le manifestaron a Lucas Aparicio que “Somos conscientes del esfuerzo que había que hacer para sacar el país adelante y que iba a ser un año de ajuste, pero la Pyme no puede resistir mucho tiempo más”.

Con tasas altas, aumento de servicios, combustible y de insumos por la actualización del tipo de cambio y un incremento de la inflación y, en consecuencia, de los costos laborales, las pequeñas y medianas empresas enfrentan un difícil momento con 13 meses consecutivos de descenso de las ventas minoristas y 8 meses de la producción industrial. “Destacamos la voluntad de diálogo del gobierno que impulsa mesas de trabajo para encontrar soluciones y esperamos que este año se sancione una nueva ley Pyme que incluya reformas tributarias y laborales”, enfatizó el presidente de CAME.

La decisión del gobierno de modificar el programa de subsidios a que se conocía como Repro, por medio del cual ANSES generaba aportes estatales a las empresas en situación de crisis para el pago de salarios, preocupó al sector. “El gobierno dejó muy en claro que la estabilidad macroeconómica es un objetivo innegociable en sus políticas. Para los empresarios eso tuvo un enorme costo: caída en la actividad, pérdida de rentabilidad, descapitalización de nuestras firmas y todas las dificultades que estamos atravesando”, dijo Díaz Beltrán y agregó: “Cuando miramos hacia los meses venideros, esperamos que esta estabilidad lograda con tanto sacrificio comience a mostrar sus beneficios”.

“Acompañamos la visión de generar una cultura exportadora como política de Estado para impulsar el trabajo, porque esa es la salida que necesitamos, aunque quedará condicionada a las facilidades para acceder a créditos con tasas razonables y bajar el costo argentino”, concluyó el presidente de CAME.

https://mundoempresarial.com.ar