Mendoza (EPatagonicas) 12 de Junio. –  El grupo mendocino le ofreció a sus acreedores un canje de deuda que también contempla la posibilidad de emitir bonos Par y Discount; Warrants y hasta parte del capital.

Después de siete meses desde la fecha en la que entró en default, Industrias Metalúrgicas Pescarmona (Impsa) presentó un plan para reestructurar su pasivo y recomponer su imagen ante los acreedores.

El holding propiedad del empresario mendocino Enrique Pescarmona no tuvo suerte a la hora de solicitar la asistencia financiera y debió recurrir a elaborar un fuerte plan de reestructuración de sus operaciones y activos para poder hacer frente a una deuda financiera que ronda los u$s 1200 millones.

La propuesta, que fue publicada ayer en la Bolsa de Comercio y en la Comisión Nacional de Valores (CNV), incluye una mezcla de canje de deuda por bonos Par y Discount; Obligaciones Negociables; Warrants y hasta la cesión de una parte de su capital accionario.

En su carta enviada a los entes reguladores, y que lleva la firma de Julio Dreizzen, el grupo explica que su plan tiene como objetivo “realizar un proceso de reestructuración ordenado bajo la normativa aplicable cuya finalidad es dar continuidad a las operaciones de la empresa y recuperar el valor para todas las partes involucradas. La Sociedad, junto con sus asesores ha trabajado en ciertos aspectos que podrían constituir los lineamientos de una eventual propuesta a los acreedores, basados en ciertos pilares: A. Deuda Sustentable, B. Warrant/Excedentes de caja y C. Capital Accionario”.

En el primer punto, ofrece un bono Par por u$s 221 millones con tasa de interés que va en obligaciones en dólares: 1% nominal anual (pagos semestrales). Y obligaciones en pesos: hasta 2018 12% nominal anual y de 2019 en adelante 75% de Badlar (pagos semestrales). El plazo de gracia para intereses es de un año y la amortización es semestral entre 2028 y 2031.

El bono Discount es por un total de u$s 225 millones. La tasa interés en dólares es escalonada de 5% a 8,5% nominal anual. Y en pesos la BADLAR +1%. También tiene un plazo de gracia de un año y la amortización semestral va entre 2020 y 2027.

“La deuda de u$s 4 millones equivalentes que posee garantías reales se amortizaría en dos cuotas anuales en 2017 y 2018 a una tasa de Libor+3% nominal anual manteniéndose las garantías”, dice la nota de Impsa. En el caso de los warrants y los excedentes de caja, sobre la base de estos lineamientos, Impsa también consideraría la posibilidad de un pago adicional a los tenedores de bonos Discount por hasta un máximo de u$s 100 millones en la medida que se generen excesos de caja por encima de un saldo de u$s 30 millones.

Para tentar a los acreedores a que acepten la propuesta, también ofrece la posibilidad de transferir a un fideicomiso hasta el 25% del capital accionario del holding “para beneficio de todos los acreedores”, tal como se informa en el reporte.