Buenos Aires (EP) 25 de Jul. – El triunvirato cegetista durante el encuentro de ayer con los referentes del MASA en la Unión Ferroviaria.

Pese a que públicamente tomó distancia de la dura embestida de Hugo Moyano contra el Gobierno, tras la millonaria multa que el Ministerio de Trabajo aplicó al sindicato de Camioneros, la conducción de la CGT no permanecerá de brazos cruzados frente al escenario económico y social que según su visión se deteriorará durante los próximos meses. Con esa interpretación de fondo y la decisión de hacer oír sus advertencias sobre los efectos de la crisis sobre los trabajadores y los sectores más vulnerables, el triunvirato de la central obrera salió en la búsqueda de sumar consensos para apuntalar una agenda de reclamos a la administración de Cambiemos y a la par articular un nuevo plan de lucha tras el contundente paro general del 25 de junio.

Ayer dio el primer paso en esa estrategia. El trío compuesto por Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña se reunió en la sede de la Unión Ferroviaria con los gremios que integran el Movimiento de Acción Sindical (MASA), la estructura sindical que lideran Sergio Sasia y Omar Viviani y que formalmente no integra el consejo directivo de la central. Durante la charla, los referentes del MASA coincidieron con el triunvirato en la necesidad de priorizar el proceso de unidad sindical y patear para adelante la discusión sobre la renovación de la conducción cegetista, y se comprometieron a participar del plenario de secretarios generales que la entidad prevé convocar para fines de agosto. Ese será el escenario para definir por consenso los próximos pasos que dará la central obrera para fortalecer su oposición a las políticas de ajuste del Gobierno.

Se está trabajando para construir una mesa amplia de sustentación donde se debata la agenda de reclamos y se defina una estrategia sindical conjunta, indicó Sasia a El Cronista respecto al objetivo de la ronda de conversaciones que lleva adelante el triunvirato. José Luis Lingeri, del sector de independientes y los referentes de los gremios del transporte Omar Maturano (La Fraternidad) y Roberto Fernández (UTA) también participaron del encuentro de ayer.

En la charla hubo, además, fuertes coincidencias respecto de la situación económica y social en el corto plazo.

Está todo muy complicado y los problemas se agudizan. Los tiempos se acortan y hay que hacer algo, advirtió un referente de la conducción de la central obrera.

Sin embargo, esbozaron ciertas diferencias con el tenor de la ofensiva de Moyano contra el Ejecutivo.

Justamente ayer el líder camionero volvió a la carga en sus cuestionamientos al macrismo por la multa de más de $ 800 millones que le impuso la cartera laboral a su gremio y, tras insistir que no pagará esa sanción, insistió con la amenaza de disponer un huelga general en el transporte de cargas. El paro depende del Gobierno, si siguen insistiendo con estas amenazas llega un momento que uno dice: basta, viejo, advirtió el ex titular de la central obrera y calificó al Ejecutivo macrista como el más vergonzoso de la historia.

En una rueda de prensa que ofreció junto a su hijo y número dos de Camioneros, Pablo Moyano, el gremialista remarcó que el Gobierno no va a poder doblegar al gremio y aseguró que no tiene miedo de ir preso por alguna de las causas que se siguen en su contra.

Si el Gobierno quiere insistir, que lo haga. No tengo miedo. Hagan lo que hagan. Si me quieren meter en cana, que lo hagan. Nosotros priorizamos la dignidad de los trabajadores y de los dirigentes, desafió.

Gentileza Cronista Comercial