Buenos Aires (EP) 25 de Julio. – Explicó cómo las empresas asiáticas evitan el riesgo local trayendo equipamiento en China. Pidió que no haya trabas para el movimiento de capitales

Argentina necesita grandes inversiones en infraestructura y energía, pero en países donde “la capacidad fiscal es débil”, menos de “un 10% del financiamiento de esas inversiones puede provenir del sector público”, dijo el economista jefe del Banco Popular de China, Ma Jun, de visita en Buenos Aires.

El directivo concurrió a un seminario de las Naciones Unidas sobre financiamiento de las economías verdes. En tal sentido también dijo Ma Jun que hay limitaciones para el fisco argentino. A su juicio, el 90% de las inversiones en el sector verde (energías renovables, limpieza del medio ambiente, tratamientos de agua, transporte verde, instalaciones para reducir la polución) proviene del sector privado, dijo. “Hay países con una débil capacidad fiscal, y el sector privado no puede depender de los subsidios”, opinó.

Consultado por El Cronista, el economista opinó sobre la economía del país, en particular sobre las tasas de aumentos de precios superiores al 20%.

“Cuando la inflación es tan alta, varias de las otras variables macroeconómicas son inestables. No se pueden medir los costos de la tasa de interés por los próximos cinco, diez años. Si no puedo calcular mi retorno, no quiero hacer la inversión”, dijo, en el marco de una reunión con periodistas.

Para avanzar en esas inversiones, la Argentina firmó convenios millonarios con China para realizar las grandes obras. Un caso es el de las represas de Santa Cruz, sobre las cuales se concretaron la semana pasada audiencias públicas en el Congreso para evaluar un nuevo estudio de impacto ambiental.

“Estoy seguro que estos debates suceden en muchos lugares, no sólo en Argentina. Necesitamos respetar las políticas y los sindicatos locales”.

Volviendo a las características del financiamiento de las economías emergentes, el directivo del Banco Popular de China explicó que las economías emergentes pequeñas tienden a depender del financiamiento extranjero, que puede llegar al 40% de su mercado de capitales, lo que para China es un número pequeño en el total de inversiones. “El país es grande y hay muchos recursos domésticos. Con cuál país se trabaja depende de la colaboración bilateral, los acuerdos, la protección a la inversión y demás. Si podemos proveer el dinero y el equipamiento tecnológico, probablemente se estará entusiasmado en colaborar”, remarcó.

Sobre el riesgo macroeconómico local, Jun indicó que “se pueden evitar los riesgos macro en el cálculo” de la inversión con el uso de la moneda china. “Uso el dinero en yuanes para traer el equipamiento desde China para invertir en Argentina. Los futuros retornos son en yuanes”, explicó.

Jun es funcionario del banco central chino, con el cual la semana pasada la autoridad monetaria argentina (BCRA) renovó el swap de monedas por u$s 10.375 millones. “Ayudaría a financiar algunos proyectos en yuanes”, indicó, si el Central local cediera yuanes a los bancos comerciales y éstos a los proyectos de inversión. Y agregó: “Alentaría al banco central argentino a invertir en el mercado de bonos chino”.

Para el capital privado, pidió mejorar los ratings crediticios, asegurar que el capital puede entrar y salir libremente y proveer instrumentos de cobertura. Y dijo que Argentina podía acceder a los créditos de los organismos multilaterales.

Fuente Cronista