Chubut (EP) 10 de Feb. -Desde el Sindicato de Obreros y Empleados Ceramistas del Chubut confirmaron el cierre de la planta de Cerámica San Lorenzo en Puerto Madryn, semanas después de que, desde la empresa, comunicaran la posibilidad de que se redujeran las jornadas de trabajo a raíz de un nuevo producto que la firma ingresaría al mercado, el cual conllevaría un costo de producción menor al actual.

Sin embargo, días después de que se conociera que la empresa despidió al Gerente de Recursos Humanos en Buenos Aires, quien había propuesto los despidos de al menos 50 personas y suspensiones, y luego de que estuviera previsto que el gremio se reuniera con diputados provinciales para analizar la problemática, desde el gremio ceramista anticiparon el próximo cierre de la fábrica, que dejará a unas 140 personas, entre operarios y administrativos, sin trabajo.

“Lo peor que nos puede ocurrir como trabajadores, con este tipo de política económica en marcha es que mermen el poder adquisitivo y quiten el derecho del salario ganado; somos los mismos trabajadores quienes alientan el consumo interno y mantienen el sostenimiento de calidad de trabajo”, habían manifestado desde el Sindicato de Ceramistas, días atrás.

A su vez, desde el sindicato habían alertado que “no estamos de acuerdo con las decisiones empresariales de precarizar el trabajo avasallando los derechos de los trabajadores, por lo cual convocamos a todos los sectores a acompañarnos en esta lucha buscando arribar a una solución que evite el ultraje a nuestros derechos y la pérdida de más puestos de trabajo”, algo que finalmente no se concretó, dado que la firma ubicada al norte de la ciudad, finalmente anunció el cierre de la planta.

Extraña adquisición

A mediados de 2016, se conoció que Cerámica San Lorenzo había sido adquirida por el Grupo Lamosa, de capitales mexicanos, en una operación realizada a nivel sudamericano, por lo que el holding mexicano adquirió las seis subsidiarias de la firma de revestimientos cerámicos de Argentina, Perú, Colombia y Chile.

La venta de la empresa, que estaba en manos del grupo belga Etex, se había confirmado luego de que el Grupo Lamosa informara a la Bolsa Mexicana de Valores que adquiría las seis subsidiarias que la empresa de cerámica tiene en Latinoamérica, al tiempo que el monto de la operación ascendía, aproximadamente, a los 230 millones de dólares, en términos de valor de la empresa.

En la calle

Según habían comunicado desde Lamosa, la transacción, además de incrementar su participación en el mercado, representaría un crecimiento del 40 por ciento en su capacidad de producción actual de revestimientos cerámicos, que se estima era de 130 millones de metros cuadrados al año.

Sin embargo, resultó evidente que nada de eso se concretó y que, por el contrario, el cierre de la planta ubicada al norte de Madryn dejará a 140 personas sin su fuente laboral; al cierre de esta edición, trabajadores de la planta analizaban posibles medidas de fuerza.

Fuente El Diario de Madryn